Cómo organizar las especias o condimentos

A petición de una suscriptora de Youtube, hago este artículo y vídeo también en español.

Para controlar el desorden que a veces se da en la cocina, ¿por qué no empezamos por las especias o condimentos?

– En primer lugar, comprobaremos si alguna de las especias ha caducado. Si es así, deshazte de ella. Lo que queremos es organizar el espacio y tal vez dejar sitio para nuevas y frescas hierbas. Si tienes un bote de especias que ha expirado hace 2 años, no tendrá el mismo aroma que uno recién comprado.

– Etiqueta los botes para identificar el contenido fácilmente.

– Al hacer esto, evita ocultar la fecha de caducidad con el adhesivo.

– Encuentra un lugar para almacenarlas, puede ser un armario o un cajón, pero ten en cuenta que es mejor si se trata de un espacio oscuro y lejos del calor de los fogones o del horno.

– Usa tu imaginación para obtener el máximo de espacio. Por ejemplo, yo usé este “elevador” para tener 2 niveles. Así en 2 niveles localizo fácilmente la especia que busco.

– He de confesar, que lo que quería era ir a la carpintería a por una madera de este tamaño, pero primero quería probar este método por un tiempo a ver si me funcionaba. He usado una pila de papel reciclado y lo he envuelto con papel adhesivo blanco.

– Hay muchas otras maneras de organizar tus especias, algunas incluso se comercializan: en escalera, apilable. Busca en Google Imágenes y tendrás un montón de ideas.

– Cuando las organices, puedes ser práctic@ y ordenarlas por uso, es decir, las que usas con mayor frecuencia delante, o si realmente eres una persona muy ordenada, quizá las quieras clasificar por orden alfabético 😉

– De esta manera, sabes dónde está la especia o condimento que necesitas y no tienes que revolver todo el armario buscándola.

– Espero que os haya gustado este consejo.

Tip 3: How to save money in the kitchen: Freeze soy bean sprouts / Cómo ahorrar dinero en la cocina: Congela los brotes de soja

En estos tiempos de crisis no nos queda otro remedio que ahorrar y para ello aquí va un truquillo para ahorrar dinero en la cocina y a la vez organizarnos mejor.

Con este truquillo evitaremos que algunos productos perecederos, como son los brotes de soja, se nos echen a perder. Los brotes son de esos productos que una vez abierto el envase, sólo tenemos 2/3 días para acabarlos de consumir. Como a mí no me gusta estar varios días comiendo lo mismo, lo que hago es congelar el producto que me sobra si veo que no voy a poder consumirlo en los próximos días y así evito repetir comida y conservo el producto por más tiempo en perfectas condiciones. Aquí tenéis el vídeo y las instrucciones sobre cómo congelar brotes de soja:

1. Pon aguar a hervir

2. Lava los brotes de soja

3. Acláralos

4. Escáldalos durante 5 minutos

5. Remuévelos mientras hierven

6. Acláralos de nuevo con agua fría

7. Déjalos reposar en agua fría unos 5 minutos

8.  Acláralos de nuevo y elimina el exceso de agua

9. Pónlos sobre una servilleta de papel

10. Usa otra servilleta de papel para secarlos

11. Sécalos bien

12. Guarda los brotes en una bolsa para congelar

13. Anota en la bolsa el contenido, el peso y la fecha en que congelas el producto

14. Se pueden conservar en el congelador hasta 3 meses

English

In these times we have to save more than ever. To that end, here is another tip for saving money in the kitchen, while we get better organized at the same time.

This tip is to prevent some perishable goods, such as soy bean sprouts, from spoiling.  Soy bean sprouts is a type of product that once opened, you just have 2/3 days to eat them. Since I do not like to spend several days eating the same thing I freeze the remaining product if I’m not going to consume it in the coming days. In this way I avoid repeating a meal  and I keep the product longer in better conditions. Here you have the video and the instructions on how to freeze soy bean sprouts:

1. Boil some water

2. Wash the soy bean sprouts

3. Rinse them

4. Scald them just for 5 minutes

5. Stir them while boiling

6. Rinse them again with cold water

7. Leave them in cold water for 5 minutes

8. After a while, rinse them and remove water exceed

9. Put them on a paper towel

10. Use another paper towel to dry them

11. Dry them well

12. Keep the sprouts on a freezer bag

13. Write down on the bag the content, the weight and the date in which you freeze the product

14. They can be kept in the freezer up to 3 months

Tip 2: How to organize the dishcloths drawer/Cómo organizar el cajón de los trapos de cocina

Another tip I want to share with you is how to organize the dishcloths drawer.  In the video below I show you how to fold dishcloths in order to gain extra space. In this way now I have an extra drawer for other kitchen gadgets. It’s a simple but efficient way. Why making a video about this? As  you know “a picture is word a thousand words“. By the way this video has the voice in Spanish and the subtitles in English.

Otro tip que quiero compartir con vosotros es cómo organizar el cajón de los trapos de cocina. En el vídeo inferior os muestro cómo doblar los trapos para ganar más espacio. Así he conseguido un cajón extra para otros utensilios de cocina. Es una forma supersencilla y eficaz. ¿Por qué hacer un vídeo sobre esto? Cómo dice el refrán: una imagen vale más que mil palabras. Por cierto, el  vídeo tiene la voz en español y los subtítulos en inglés.

From Wikipedia, the free encyclopedia

Jump to: navigation, search

A picture is worth a thousand words

The adageA picture is worth a thousand words” refers to the idea that complex stories can be described with just a single still image, or that an image may be more influential than a substantial amount of text. It also aptly characterizes the goals of visualization where large amounts of data must be absorbed quickly.

It is believed that the modern use of the phrase stems from an article by Fred R. Barnard in the advertising trade journal Printers’ Ink, promoting the use of images in advertisements that appeared on the sides of streetcars.[1] The December 8, 1921 issue carries an ad entitled, “One Look is Worth A Thousand Words.”

Another ad by Barnard appears in the March 10, 1927 issue with the phrase “One Picture is Worth Ten Thousand Words,” where it is labeled a Chinese proverb (畫意能達萬言). The Home Book of Proverbs, Maxims, and Familiar Phrases quotes Barnard as saying he called it “a Chinese proverb, so that people would take it seriously.” Soon after, the proverb would become popularly attributed to Confucius.

Despite this modern origin of the popular phrase, the sentiment has been expressed by earlier writers. For example the Russian writer Ivan Turgenev wrote (in Fathers and Sons in 1862), “A picture shows me at a glance what it takes dozens of pages of a book to expound.”

The quote is sometimes attributed to emperor Napoleon Bonaparte, who said “Un bon croquis vaut mieux qu’un long discours,” or “A good sketch is better than a long speech”. While this is sometimes translated today as “A picture is worth a thousand words,” this translation may not predate the phrase’s common use in English.

Computer programmer and author Fred Brooks makes a similar statement regarding programming in The Mythical Man-Month: “Show me your flowcharts and conceal your tables, and I shall continue to be mystified. Show me your tables, and I won’t usually need your flowcharts; they’ll be obvious.” The phrase has also been spoofed by John McCarthy, the famous computer scientist, to make the opposite point: “As the Chinese say, 1001 words is worth more than a picture.”[2]

[edit] References

  • The Dictionary of Clichés by James Rogers (Ballantine Books, New York, 1985).

Tip 1: How to organize your recipes

This is my little recipe folder. In this folder I keep those recipes I’ve downloaded from the Internet, the ones I often do, etc.

I really think having the recipes organized like this is really useful since at a single glance you can easily go to the type of recipe you want to make.

My categories are:

Salads and starters, creams and soups, vegetables, rice, pasta, meat, fish, desserts, sauses and menues.

You can go directly to the section you are interested in.

For instance, today I want to make a dessert, so I go to the dessert section and I easily find the recipe I want to make.

Having recipes in this plastic folders are really useful because you can take them out while you are cooking and they are protected from stains.

What I usually do in order to have the recipe at hand is hanging it from the cupboard and in this way I easily can check the ingredients and the step by step section from the recipe.

Watch the video and leave me a comment on how you organize your recipes and if you have found this tip useful.

Lot of thanks!

Poniendo orden en los armarios

Esta tarde me ha dado por reordenar el armario del dormitorio, sólo las estanterías de las sábanas y las toallas.
Para Reyes me regalaron 6 toallas de ducha y tenía que hacerles hueco en el armario. Así que ahora mismo tengo un estante del armario exclusivo para toallas.

Antes el estante lo compartían sábanas y toallas, pero he tenido que reubicar las sábanas en otro estante. Creo que tengo un exceso de toallas. Es imposible que las gaste en años. Sobre todo porque ya tengo un par de albornoces. Si algún familiar lee esto, que lo tenga en cuenta para futuros Reyes. No more towels, please! El regalo me encantó, eh, pero se puede decir que ya tengo el “ajuar” completito…

Aunque parezca una cosa sencilla esto de ordenar las toallas, cuando tienes muchas y el espacio es justo, no lo es tanto. He tenido que darles unas cuántas vueltas, doblarlas de varias maneras hasta que al final han cabido todas en un sólo estante. Parecía que estuviese jugando al tetris, jajaja. De hecho, puede parecer MUY friki, pero al final, cansada de dar mil vueltas,  he sacado la cinta métrica y he medido el espacio que me quedaba para el último montón de toallas y las he doblado a la medida justa, jajaja.

Siguiendo con las frikeces, he intentado seguir una regla de oro de los “organizadores profesionales”: ordenar por colores. Aunque en el último montón ya estaba algo harta y ha quedado más “desangelao”. Hete aquí una muestra del resultado:

toallas, tovalloles, towels, organized, linen closet, armario toallas, organizar toallas

También tendría que poner orden en el resto del armario, hacer una criba de ropa, etc. Ahora mismo en el armario tengo…

  • la ropa que me vale y que SÍ me pongo;
  • la ropa que me vale pero que NO me la pondré nunca más;
  • la ropa que no me vale pero SÍ que me la pondría si me adelgazase;
  • la ropa que no me vale y que NO me pondría ni aún adelgazando.

Pero esto lo haré en otro momento porque tengo que reservarme un día entero (o dos) para tamaña tarea. Que si…

  • ordenar la ropa que quiero y que me vale;
  • almacenar la que quiero conservar pero que ahora mismo no me puedo poner (sí, albergo la esperanza de volver a tener 2 o 3 tallas menos algún día);
  • arreglar la ropa que necesite arreglarse (coser un botón, meter/sacar el bajo de un pantalón, etc.).
  • donar la ropa que no quiero y que esté en buen estado;
  • tirar la ropa que definitivamente tampoco valga ni para ser donada (o hacer trapos con ella).

La idea es simplificar el armario para simplificar tus mañanas. Dejar en el armario justo lo que realmente te vale y te pones.  Simplificar el momento aquel en el que con los ojos aún legañosos abres el armario y tienes que decidir qué te pones hoy. Aquel momento en el que te das de bruces con un armario en el que a pesar de estar lleno puedes oír tu propio eco diciendo: “Es que no tengo ropa”. Ahí es cuando tu pareja intenta esconder las tarjetas, porque sabe que en un par de días la tarjeta empezará a echar humo en cuantico te acerques a una tienda de ropa, jajaja.

Dicen que para organizar bien un armario y hacer una buena criba, debes saber realmente la cantidad de ropa que tienes. Para ello debes poner TODA la ropa sobre una superficie plana, como por ejemplo la cama, y empezar a clasificar. También es importante armarse con varias cajas para todas esas categorías de ropa que hemos establecido anteriormente (guardar, donar, tirar…) y empezar a decidir qué hacer con cada prenda, sin compasión. Cuando ya hayas lleando una caja con ropa para tirar y otra caja con ropa para donar, cierra las cajas, no las vuelvas a abrir. Sigue con la tarea hasta que acabes. Las cajas que son para tirar o donar, llévalas inmediatamente al container de ropa usada o a la basura. Evita abrir esas cajas porque tendrás la tentación de quedarte con alguna cosa. Aquí lo que cuentan son los primeros impulsos. Si te ayuda, puedes pensar que si consigues más espacio para la ropa que te gusta y te pones, también conseguirás el espacio que se merecen las nuevas adquisiciones ;).

En fin, se me ha hecho tardísimo escribiendo este articulín. Como parece que he entrado en una fase “productiva” de escritura, en cuanto al blog se refiere, seguiré compartiendo con vosotros mis avances en el tema de organizar el hogar. Espero que os gusten estos artículos. Y a ver si me dejáis algún comentario, ¡sosaínas! 😀

Related Posts with Thumbnails