“galletón” o “megagalleta” de café capuccino con cristales de café

Hace ya varios meses (en mayo de 2010!!!) que hice esta receta. Quise hacer unas galletas de café, pero en lugar de varias galletitas me salió  una sola galleta, eso sí, gigante y amorfa: una megagalleta.

Mi pareja me regaló un libro de recetas y claro, luego vinieron los antojos. Me pidió que le hiciese las galletas de café, receta para la cual necesitaba cristales de café para poner por encima.

Los cristales se pueden hacer en casa (véase cristales de azúcar, vídeo en inglés), pero después de ver varios vídeos en youtube descubrí que necesitaba una semana para formar esos cristales y tiempo es justo lo que no tenía. Así que opté por hacer un caramelo de café. Cuando el azúcar se endureció, lo piqué con el mortero. Esto iba a ser lo difícil y al final más o menos salí airosa.

La complicación sin embargo llegó cuando saqué la masa de galletas de la nevera. No la tuve el tiempo “recomendado” y al extenderla era algo pegajosa. Debería haber echado más harina o haberla dejado más tiempo en la nevera (o congelador). Como ya tenía la masa extendida en el papel de horno, y no podía dar formas las galletas con los moldes, opté por meterlo tal cual en el horno, ale, no querías galletas, pues toma “galletón” de café, jajaja.

Como os he dicho, hace meses de esta receta, pero mi pareja parece que guarda un grato recuerdo ya que  de vez en cuando me las pide, cuando ve que estoy haciendo algún postre.

Aprovecho la ocasión del revuelo causado por el tag #megagalleta en Twitter para publicar este post que lleva a medias desde mayo del año pasado…buf. La receta no tiene que ver con la supercookie del tag de Twitter, pero me ha servido para bautizar a esta receta :D. La receta la publico otro día, tengo el vídeo a medias.

Fuente:  Con las manos en la masa… 100 galletas, de Linda Doeser, Editorial Parragón.

Felices Fiestas y Feliz Año Nuevo 2011

Un proverbio chino dice: Un viaje de diez mil kilómetros empieza por un solo paso.

Voy a intentar aplicar este proverbio a mi año 2011. Haz tú lo mismo.

Empieza por un paso pequeño, un baby step que dicen los ingleses, y verás como pasito a pasito, se puede conseguir todo lo que deseas, o al menos una buena parte de ello.

Espero que este 2011 sea un buen año para todo el mundo. Felices fiestas a tod@s.

Tortilla de patatas exprés con chips light

Hace algún tiempo un compañero de trabajo me explicó que hacia las tortillas con patatas chips. No he podido reprimirme y he tenido que probar el experimento.

La verdad es que no está mal el resultado.

Os dejo con el vídeo.

Ingredientes:

  • 4 huevos
  • media bolsa de patatas chips light
  • 1 cebolla
  • sal
  • aceite

Indicaciones:

  1. Pelamos, cortamos y freímos la cebolla a fuego lento.
  2. Aplastamos las patatas chips directamente en la bolsa de patatas.
  3. Cascamos y batimos los huevos junto con una pizca de sal.
  4. Agregamos las patatas a los huevos, y dejamos que se impregnen durante unos 10-15 minutos, para rehidratar las patatas chips.
  5. Cuando la cebolla esté lista, la escurrimos y la añadimos a la mezcla.
  6. Ponemos a calentar una sartén con aceite de oliva.
  7. Echamos la mezcla a la sartén y bajamos el fuego, para que la tortilla se vaya haciendo a fuego lento.
  8. Con una espátula de madera, para evitar rallar la sartén, bajamos los bordes de la tortilla y le vamos dando forma.
  9. Damos la vuelta a la tortilla con la ayuda de un plato que será de mayor diámetro que la sartén.
  10. Dejamos que la tortilla se siga dorando por el otro lado, con el fuego bajo.
  11. Transcurridos unos minutos, la tortilla estará lista para servir.
  12. La podemos acompañar con una ensalada de brotes (ya vienen preparados en bolsas), un poco de queso fresco y unas semillas de sésamo.

Mis segundas galletas decoradas

Mañana celebramos el aniversario de mi sobrino Àlex y he querido sorprenderlo con unas galletas del personaje de dibujos más famoso en estos momentos entre los chiquillos (o mainada, que se dice en catalán): Bob Esponja.

No tenía el molde apropiado así que he impreso una foto de Bob Esponja y he recortado una plantilla sobre una bandeja de aluminio de las de usar y tirar (véase imagen inferior).

Para la masa de las galletas seguí las instrucciones de Sugar Mur, para la glasa seguí los consejos de El rincón de Bea.

Aún tengo muchííííísimo que aprender sobre la decoración de galletas. Lo hago sin biberones ni mangas ni boquillas- ¡Ale, pá chula yo!. Extiendo la glasa con un palito de brocheta.
Primero, ño que se suele hacer es dibujar el perfil, esperar a que se seque y luego rellenarlo. Pero también me salté ese paso y por eso el acabado no es tan fino.

No tengo los colorantes “profesionales”, esos que son en polvo y con los que consigues un color más acertado. Tengo los típicos colorantes líquidos que se pueden encontrar en cualquier súper y que hacen que la glasa quede un poco más líquida, si te pasas con las gotas de colorantes.

Como veis tengo que equiparme con algunas cosillas como los colorantes en polvo, los bolígrafos de tinta comestible, las bolsas o mangas con sus boquillas de pastelería, etc.  Quizá a la tercera, es decir, la próxima vez que haga galletinas de estas, compre todo lo que necesita o quizá alguien me lo haya regalado. MENSAJE  SUBLIMINAL por si alguien lo lee:  ¡que se acercan los Reyes! 😉

Sin embargo, creo que en mi caso el mayor problema no es el logístico. Para hacer estas galletas se requiere tener paciencia, esperar a que las capas se vayan secando, etc. Héte aquí uno de mis mayores y mucho defectos: I have no patience at all!

Aún así, he descubierto que decorar galletitas me gusta. Echas a volar un poquito tu imaginación, pasas unas horas superdistraída, ilusionada con el resultado y pensando en si hará gracia a los sobrinos. El tiempo pasa volando, se te junta el desayuno con la comida, te concentras, no te hace falta ni tele ni radio.  Supongo que los artistas de alguna manera deben sentirse así en pleno proceso creativo.

La próxima vez quizá me atreva con el fondant, que parece que es más resultón.

Aquí unas fotos de las galletinas que me salieron:

Plum cake de arándanos rojos, nueces y chocolate blanco

¿Cuántas veces habéis empezado haciendo una receta y habéis acabado haciendo otra?

A mí me ha pasado ya unas cuantas veces. Véase el bizcocho de plátano, con nueces, pasas y pepitas de chocolate, que iban a ser unas galletas.

Mi idea inicial, al hacer la receta que hoy os presento, era hacer unos muffins de arándanos rojos, en concreto, estos Cranberries Muffins de Nothin’ but muffins . Busqué una receta americana porque quería probar las tazas y cucharas medidoras, recién adquiridas por ebay.

Y sí, lo que empezó siendo una receta para muffins acabo convirtiéndose en este delicioso plum cake de arándanos, nueces y chocolate blanco.

En la receta os indico las medidas en tazas. Véase equivalencias en este otro post: Tazas y cucharas medidoras.

Modifiqué la receta original para convertirlo en plum cake.

Plum cake de arándanos rojos, nueces y chocolate blanco

Ingredientes:

  • 2 tazas y media de harina
  • 3/4 taza de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de polvo para hornear (levadura royal)
  • 1 cucharadita bicarbonato sódico
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 taza de arándanos secos
  • 1/2 taza de nueces picadas
  • 1/3 taza de aceite de girasol
  • 1 taza de leche
  • 1 huevo batido
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • un chorro de licor de naranja (cointreau) para hidratar los arándonos
  • 40 gramos de chocolate blanco cortado en pequeños trozos (esto lo doy en gramos porque no estaba en la receta original)

Indicaciones:

  1. Precalentar el horno a 180 ºC.
  2. Poner los arándanos en remojo en licor de naranja (cointreau) para que se hidraten.
  3. En un bol grande, mezclar la harina (tamizada), el azúcar moreno, el polvo de hornear, el bicarbonato sódico y la sal. Mezclar los ingredientes.
  4. Agregar las nueces, los trocitos de chocolate blanco, los arándanos escurridos y mezclar.
  5. Añadir el licor en el que se han bañado los arándanos, el aceite, la leche, el huevo batido y el extracto de vainilla.
  6. Mezclar bien esta masa.
  7. Engrasar con aceite un molde de plum cake y enharinarlo.
  8. Verter la mezcla en el molde.
  9. Hornear durante 45 minutos, a 180 ºC con calor por arriba y por abajo.
  10. Comprobar con un palillo que el bizcocho esté hecho.  El bizcocho estará listo si al pinchar con el palillo éste sale limpio.
  11. Dejar enfriar en el molde unos 5 minutos. A mí me gusta humedecer un paño de cocina y colocarlo debajo del molde para que se enfríe más rápido.
  12. Desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla.

Tazas y cucharas medidoras

En las recetas de otros países la forma de medir los ingredientes varía bastante con respecto a nuestro sistema sistema métrico decimal.  Nuestras recetas suelen estar expresadas en gramos/mililitros, en cambio en otros países (de habla inglesa) a menudo se basan en un estándar de tazas y cucharas. Durante un tiempo está bien jugar con las conversiones y la regla de tres, pero es agotador. Finalmente decidí adquirir unas tazas y cucharas medidoras en ebay, por el módico precio de 4 €.

Lo que no he sabido hasta hoy es que he adquirido las tazas de medida australianas, ya que la taza más grande es de 250 ml, mientras que la taza americana es de menor volumen. Espero que no importe mucho, supongo que lo importante es no mezclar tazas medidoras de distintos países.

Estas son las cucharas que he adquirido, con su tabla de equivalencias:

Cucharas medidoras Traducción al español Equivalente en ml
1 tb sp (tablespoon) 1 cucharada 15 ml
½ tb sp (tablespoon) ½ cucharada 7,5 ml
1 tsp (teaspoon) 1 cucharadita (de café) 5 ml
½ tsp (teaspoon) ½ cucharadita (de café) 2,5 ml
¼ tsp (teaspoon) ¼ cucharadita (de café) 1,25 ml

Y estas son las tazas medidoras, con su tabla de equivalencias.

Tazas medidoras Traducción al español Equivalente en ml
1 cup 1 taza 250 ml
½ cup ½ taza 125 ml
⅓ cup ⅓ taza 80 ml
¼ cup ¼ taza 60 ml
⅛ cup (coffe measure) ⅛ taza (medida de café) 30 ml

A continuación os muestro una foto de cada taza:

1 Taza – 250 ml:

½ Taza – 125 ml:

⅓ Taza – 80 ml:

¼ Taza – 60 ml:

⅛ Taza (medida de café) – 30 ml:

Bizcocho cebra con cobertura de chocolate con leche y virutas de chocolate blanco

Ayer domingo me despertó una llamada de un número desconocido a las 7:30 de la mañana. ¡NOOOOOOOOOOOO! Justo ayer, día del cambio horario de invierno.  Mi cuerpo apenas había tenido tiempo para asimilar lo del cambio de hora y para él era como si fuesen las 8:30.  No pude volver a caer de nuevo en la garras de Orfeo. En lugar de dar n-mil vueltas más en la cama, me levanté y ¡qué mejor cosa que hacer un domingo por la mañana que un bizcocho casero!

Consulté las recetas que tenía pendientes de hacer (tengo un listado enorme) y entre ellas estaba la del pastel cebra. Comprobé si tenía todos los ingredientes, incluido el cacao en polvo (no colacao ni nesquik) y la mañanina me cundió con las manos en la masa, bueno, mejor dicho, las varillas en la masa. En un plis plas el horno ya estaba dando calor de hogar y la casa se inundaba de un delicioso olor a chocolate.

Hacia las 10:30 el bizcocho estaba listo:

No os he puesto la receta porque he seguido a pies juntillas las instrucciones de la receta del Zebra cake en la página web de El Rincón de Bea. Os dejo el enlace a su receta, que está en español .

Como podéis ver el bizcocho por el sólo ya es original, lo podía haber presentado así, pero como el dormilón que tengo por “compañero sentimental” aún estaba hibernando y tenía aún un par de horas por delante, decidí que podía seguir “customizando” el pastelito y lo cubrí con chocolate con leche.

Cómo cubrir un bizcocho con chocolate fácilmente:

– Deshacer 100 gramos de chocolate con leche junto con 15 gramos de mantequilla en un bol en el microondas, en la opción de descongelar.  Si cortas el chocolate a trocitos pequeños bastará con 2 ó 3 minutos. Yo usé 100 gramos de perlas de chocolate.

– Sacar el bizcocho de su molde desmontable y colocarlo en una rejilla. Yo uso la rejilla del grill del microondas, que también me sirve para enfriar galletas.

– Colocar un recipiente de diámetro mayor que el bizcocho debajo básicamente para reaprovechar  el chocolate que caiga (si sobra mucho, lo recoges y lo vuelves a echar por encima) y para evitar ensuciar la cocina.

– Esparcir el chocolate con una espátula.

– Hacer unas virutas de chocolate blanco con ayuda de un rallador.


– Espolvorear las virutas por encima del bizcocho antes de que el chocolate se enfríe del todo. Yo cubrí con virutas en el centro y los bordes, pero se puede cubrir todo el pastel.

– Si tienes toppings en casa, decorar con bolitas de chocolate, fideos de colores, etc.

Y así queda un bizcocho cebra por dentro.  Sorprenderás a tus invitados ya que no se esperan que el interior sea de dos colores.

Mis primeras galletas decoradas

Al estar suscrita en youtube a diversos canales de cociner@s estadounidenses y a diversas páginas de chicas españolas que hacen unos postres IM-PRESIONANTES, me he contagiado del espíritu de halloween y me he decidido a hacer mis primeras galletas decoradas.

Esto de decorar galletas no es fácil si no tienes las herramientas e ingredientes básicos (colorantes, clara pasteurizada, toppings, etc.). No tenía ni manga pastelera ni boquillas ni biberones, así que me las he ingeniado como he podido con bolsas de plástico y palillos para extender la masa.

También es la primera vez que hacía glasa real y trabajaba con colorantes.  Para la masa de las galletas seguí las instrucciones de Sugar Mur, para la glasa seguí los consejos de El rincón de Bea.

Estas chicas tienen más que buena mano para hacer postres y se curran los posts con un paso a paso muy detallado que incluye muchas fotos.

Las galletas las hice el jueves noche y ayer, viernes, empecé a las 10:30 de la noche con la glasa. Acabe de decorarlas casi a las 2 de la madrugada.

Toda una odisea, pero creo que ha merecido la pena.

Os presento a mis primeras “criaturas animadas”. Si hacéis clic en la foto la veréis en grande.

Ahora me voy pitando a ver si sorprendo a mis sobrinillos con las galletas…

Tarta de queso mascarpone con peras, ganadora del concurso de noviembre de Cuina.cat

Hoy me han sorprendido con una grata noticia. La receta de la tarta de queso mascarpone con peras en almíbar ha resultado ganadora del concurso de noviembre de Cuina.cat

Me ha tocado una cena para dos personas en el restaurante La Ronda del Hotel Alimara. ¡Qué ilusión! Es la segunda vez que me toca un premio/concurso de cocina. 😀

Os remito a la receta de nuevo, basta con que hagáis clic en la imagen de abajo. Está en formato PDF, lista para imprimírosla,  y también en vídeo, para aquellos que quieran algo más interactivo.

Yo me quedo disfrutando de unos hojaldritos de manzana con crema pastelera, que he decidido autoregalarme para celebrar el premio. Otro día publicaré la receta.

Por cierto, es la primera vez que hacía crema pastelera. No sé por qué le tenía “miedo”, pero resultó ser superfácil…

Tostada de higos con queso de cabra y piñones

En la familia tengo la suerte de tener una cuñada que vive “a pagès”, que se dice en catalán, en medio del campo, rodeada de vides y campos de cultivo. Entre los árboles que tienen en la finca se encuentra una higuera. Así que de vez en cuando, al ir a visitar a la familia los domingos, volvemos a casa con unos deliciosos higos a los que hay que dar salida de alguna manera, y héte aquí una solución:

Tostada de higos con queso de cabra y piñones

Ingredientes:

  • rebanadas de pan de pagès
  • mantequilla para untar
  • higos
  • queso de cabra
  • piñones
  • orégano
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta negra

Indicaciones:

1. Untar el pan con la mantequilla y ponerlo a tostar (a ser posible tostarlo en una sartén grill).

2. Pelar y cortar los higos en trozos pequeños.

3. Una vez tostado el pan, disponer encima los higos.

4. Colocar encima de los higos el queso de cabra.

5. Salpimentar y agregar el orégano al gusto.

6. Añadir unos cuántos piñones y echar un chorrito de un buen aceite de oliva por encima.

7. Meter en el horno, previamente calentado a 180 ºC con calor por arriba y por abajo.

8. Al cabo de unos minutos, subir la bandeja a la parte superior, para que el calor del grill acabe de deshacer o dorar (al gusto) el queso de cabra.

Esta receta admite variantes: en lugar de orégano se puede echar romero o tomillo; en lugar de queso de cabra, camembert, brie, etc.

Si queréis ver todo el proceso, os dejo un vídeo del “cómo” se hace:

Bizcocho de mango

El mango es una fruta que descubrí, fíjate tú,  hace tan sólo 4 años. Es una fruta de sabor dulce, muy refrescante y  con un toque ligeramente “exótico”. También recibe el nombre de “melocotón de los trópicos” , pero no a todos a los que le guste el melocotón les gusta el mango. Yo ahora no podría vivir sin este delicioso fruto, ya sea como postre o en ricas ensaladas, casi cada semana cae un mango en alguna comida. En cuanto a sus propiedades, aporta hidratos de carbono, fibra, vitamina A y C. Es antioxidante y posee más propiedades, pero no me enrrollo más, os dejo este enlace externo para los curiosos:  Propiedades de los mangos.

También os recomiendo el vídeo de una ayudante de Jamie Olivier para ver cómo se pela y trocea un mango con facilidad. El vídeo está en inglés pero las imágenes son lo suficientemente ilustrativas como para entenderlo sin necesidad de saber inglés.

Y hablando de mangos, esta explicación viene a cuento porque tenía que aprovechar un mango que estaba demasiado maduro. Así que esta vez decidí hacer un postre diferente: un bizcocho de mango. Como base he partido de la receta de bizcocho de naranja de Isasaweiss. En su página web decía que dicho bizcocho podía hacerse con casi cualquier fruta. Me aventuré a hacerlo con mango. Este es el el bizcocho por dentro y por fuera:

Y aquí tenéis la receta:

Ingredientes:

  • 1 mango maduro
  • 70 ml. de aceite de girasol
  • 250 gr. de azúcar
  • 3 huevos
  • 1 sobre de levadura
  • 170 gr. de harina
  • azúcar glasé para la decoración

Indicaciones:

1.      Pelamos y troceamos el mango.

2.      En un bol grande, echamos los 3 huevos y  el azúcar y batimos la mezcla.

3.      Agregamos el aceite de girasol y el mango troceado y lo batimos todo con la ayuda de una batidora.

4.      Añadimos la levadura y la harina tamizada, poco a poco.

5.      Batimos la mezcla hasta que no queden grumos de harina.

6.      Echamos todo a un molde que previamente habremos engrasado con aceite y espolvoreado con harina para así desmoldarlo luego fácilmente.

7.      Metemos el molde en el horno. El horno lo habremos precalentado con anterioridad a 180 ºC con calor por arriba y por abajo. En el momento de meter la mezcla en el horno, dejaremos sólo calor por abajo

8.      Tiempo de cocción: 40 minutos aproximadamente.

9.      Cuando el bizcocho se haya enfriado, espolvorear con azúcar glasé para decorarlo.

Haz clic aquí para descargarte esta receta en formato PDF (Acrobat Reader).

Cómo organizar las especias o condimentos

A petición de una suscriptora de Youtube, hago este artículo y vídeo también en español.

Para controlar el desorden que a veces se da en la cocina, ¿por qué no empezamos por las especias o condimentos?

– En primer lugar, comprobaremos si alguna de las especias ha caducado. Si es así, deshazte de ella. Lo que queremos es organizar el espacio y tal vez dejar sitio para nuevas y frescas hierbas. Si tienes un bote de especias que ha expirado hace 2 años, no tendrá el mismo aroma que uno recién comprado.

– Etiqueta los botes para identificar el contenido fácilmente.

– Al hacer esto, evita ocultar la fecha de caducidad con el adhesivo.

– Encuentra un lugar para almacenarlas, puede ser un armario o un cajón, pero ten en cuenta que es mejor si se trata de un espacio oscuro y lejos del calor de los fogones o del horno.

– Usa tu imaginación para obtener el máximo de espacio. Por ejemplo, yo usé este “elevador” para tener 2 niveles. Así en 2 niveles localizo fácilmente la especia que busco.

– He de confesar, que lo que quería era ir a la carpintería a por una madera de este tamaño, pero primero quería probar este método por un tiempo a ver si me funcionaba. He usado una pila de papel reciclado y lo he envuelto con papel adhesivo blanco.

– Hay muchas otras maneras de organizar tus especias, algunas incluso se comercializan: en escalera, apilable. Busca en Google Imágenes y tendrás un montón de ideas.

– Cuando las organices, puedes ser práctic@ y ordenarlas por uso, es decir, las que usas con mayor frecuencia delante, o si realmente eres una persona muy ordenada, quizá las quieras clasificar por orden alfabético 😉

– De esta manera, sabes dónde está la especia o condimento que necesitas y no tienes que revolver todo el armario buscándola.

– Espero que os haya gustado este consejo.

How to organize your spices

Today I’ve decided to record my first video in English. Here you have it. Hope you like it, and please do bear in mind that I’m not an English native speaker…

To control the clutter in your kitchen you can start with the spices.

–         First check if any of the species you have has expired. If so, trash it. You want to organize your space and maybe make room for new and fresh herbs. If you have a spices which has expired 2 years ago, it won’t have the same flavour as a new and fresh one.

–         Label them so you can identify them easily.

–         When doing so, avoid hiding the expiration date under the adhesive.

–         Find a place for them, whether it is a cupboard or a drawer, but bear in mind that it is  better if it is a dark space and far from the heat of the oven or stove.

–         Use your imagination to gain the most of the space. I use this elevator so I have 2 levels for my spices.

–         I wanted to go to the carpenter for a wood of this size, but first I wanted to try this method for a while. I’ve used a stack of paper of and wrap it with white adhesive paper.

–         There are many other ways of organizing your spices, which are even commercialized: staircase systems, stackable systems. Go and search on Google Images and you will have plenty of ideas for this.

–         When organizing them, you can be practical an sort them by use, the most you use at the front, or if you are a really organized person, then you will want to sort them in alphabetical order 😉

–         In this way you know where the spice you need is and go directly to it, instead of moving all them to find it.

–         And here you have it. Aren’t they organized?

I hope you like this tip.

Bombón de chocolate con frutas deshidratadas

Hoy tuve un irrefrenable deseo de chocolate, quizá contagiada por alguna compañera de trabajo.

Sin embargo, el único chocolate que había en casa era el de repostería. ¿Desesperación, frustración? ¿Bajo corriendo al súper? Que no cunda el pánico. Nos fabricaremos nuestros propios bombones.

Son muy fáciles de hacer. Lo he grabado en vídeo. Al final de este post tenéis el vídeo.

Tan sólo necesitamos:

– chocolate negro

– chocolate blanco

– avellanas

– frutas deshidratadas (naranja, kiwi y fresas).

Los de chocolate blanco y frutas están para morirse.

Aproveché una caja de otros bombones y un lazo y hasta los empaqueté como si fuera un regalo. Resultones, ¿verdad?

Y aquí tenéis el vídeo:

Coca de hojaldre con chocolate con leche

Coca de hojaldre con chocolate con leche


Hice esta coca hace más de un mes. Seguí la receta de la coca de chocolate de Com a casa res.

Es muy fácil de hacer y seguro que gusta a todo el mundo. ¡Animaos! 😉

Aquí tenéis la receta y el vídeo.

Ingredientes:

– Una lámina de hojaldre rectangular (Lidl)
– 200 g de chocolate con leche
– Un huevo para untar y dorar la masa de hojaldre
– Azúcar glasé

Indicaciones:

  1. Cortar la lámina de hojaldre por la mitad.
  2. Poner una mitad en la bandeja del horno preparada con papel de horno.
  3. Pinchar con un tenedor para evitar que la base se levante sin llegar a cubrir 1,5 cm de los bordes.
  4. Batir el huevo y untar los 1,5 cm. El huevo hace que se enganche bien con la masa que pondremos encima.
  5. Picar el chocolate en pequeños trozos y poner por encima de la base.
  6. En la otra mitad de hojaldre hacer unos cortes en diagonal con ayuda de un cortapastas.
  7. Colocar encima de la otra base con chocolate.
  8. Con un tenedor presionar sobre los bordes para cerrarlos.
  9. Pintar con el huevo batido.
  10. Meter en el horno a una temperatura de 200 ºC con calor por arriba y por abajo durante unos 20-25 minutos.
  11. Como cada horno es un mundo, observar el hojaldre y cuando este haya subido y este dorado, sacar del horno.
  12. Dejar enfriar sobre una rejilla (yo uso el elevador para el grill del microondas).
  13. A modo de decoración, espolvorear azúcar glasé.

Nota: Hace un par de semanas fui con unos amigos a una casa rural y la volví a hacer. Esta otra vez derretí el chocolate con la función de descongelar del microondas antes de ponerlo sobre la base de hojaldre.  Quedó mucho mejor con el chocolate derretido que sin derretirlo previamente.

Related Posts with Thumbnails