Vida entre rejas

Abre tu mente.
La vida no se acaba tras una reja.
Sé como las plantas de este balcón.
No te encierres ni permitas que te encierren.
No te limites ni a ti ni a los que te quieren.
Sé hiedra y trepa por las paredes.
Si es necesario, sé mala hierba, que dicen que nunca muere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.