Archivo por meses: junio 2010

Confesiones y un reto personal

Desde que cogí diversos libros de la biblioteca sobre nutrición, estoy intentando seguir unos principios nutricionales básicos para ver si consigo, poco a poco, reducir la cifra que me aparece en la pantallita digital de la báscula cada vez que me peso. He de confesar que últimamente no me peso casi, ya que no me gusta demasiado la cifra que veo :(.

Como niña gordita que he sido he estado cargada de complejos y manías que aún arrastro ahora a mis 35 años (hay niños que pueden ser muy crueles). He estado a régimen durante algunos períodos de mi vida, pero cada vez que hacía régimen, luego recuperaba más peso (el efecto yoyo). Con el último régimen al que me sometí (de Naturhouse, por cierto) me desencanté de la vida y me abandoné un poquito al «carpe diem».

Hace años hice un régimen con el que conseguí llegar a mi peso ideal, según el índice de masa corporal (IMC). Sin embargo la gente decía que me veía demacrada. Por lo tanto, no voy a intentar llegar a mi IMC ideal, sino simplemente a rebajar unos 20 kg mi peso actual.

Ahora que tengo intención de hacer régimen no quiero caer en la trampa de años anteriores, de seguir régimenes muy estrictos o con complementos.
Quiero hacerlo aprendiendo de una vez por todas a comer bien. Es más, voy a eliminar de mi vocabulario la palabra régimen porque no voy a someterme a ninguna tortura más. Voy a partir de un nuevo yo reeducado alimentariamente hablando y voy a intentar conseguir bajar de peso de una manera saludable, comiendo equilibradamente, haciendo ejercicio, sin prisas, con constancia y con mucha fuerza de voluntad. Por supuesto, no lo voy a hacer por mi cuenta, mañana mismo pediré hora para ir al médico.

Creo firmemente que se debería fomentar en las escuelas el saber un poquito de nutrición, cómo combinar los alimentos, qué alimentos tienen grasas buenas y cuáles no, qué alimentos tienen un índice glucémico alto y cuáles no. De hecho, quizá debería ser una asignatura obligatoria en las escuelas, como lo es la educación física. Así quizá evitaríamos el que haya tantos niños con sobrepeso que de mayores se convierten en adultos obesos, como es mi caso.

Si he escrito esta entrada es porque quiero hacer público este compromiso conmigo misma y de alguna manera haceros partícipes y así no flaquear en mi intento. Es como si haciéndolo público, se sobrellevase mejor y me comprometiese más con este reto.

May the force be with me!
(¡qué la fuerza [de voluntad] me acompañe!)

PD: Tengo recetas pendientes de publicar que son de hace un mes o más, las publicaré igualmente, aunque no sean muy «de dieta». Aprovecharé también para publicar las recetas «light» que vaya haciendo y los resultados que obtenga cada semana.

Dilema: ¿salud o goce?

El jueves 17/06/2010 decidí tomarme en serio lo de hacer dieta, fui a la biblioteca cogí un par de libros de nutrición y cada vez estoy más concienciada. Me pongo a régimen ya mismo, pero no a lo loco, sino adquiriendo unos conocimientos de nutrición como base para una buena alimentación, sana y equilibrada.

Pero ¿sabéis lo me duraron los buenos propósitos? ¡2 días! ¡pardiez!,  me había apuntado para el sábado 19  al Taller de masas dulces que impartía Ibán Yarza (¿Te quedas a cenar?). Así que traicionando mi reciente propósito asistí (GUSTOSA) al taller en el que nos enseñó cómo hacer la masa de brioche y cómo darle forma, cómo hacer croassants (masa de hojaldre), y cómo hacer unos deliciosos muffins de arándanos y manzanas con crumble y otros muffins de mango y plátano con sírope de frutas de la pasión para la decoración.

Era un curso «interactivo» en el que también nos tocaba practicar a los asistentes. Por cierto, ¡qué difícil es manejar la masa de brioche! Por suerte me acordé que tenía la cámara de fotos en el bolso y grabé un pequeño vídeo mientras el maestro Ibán boleaba la masa, así puedo tirar de «chuletilla» cuando me haga falta :D.

Sin embargo ahora tengo un dilema, ¿sigo los consejos nutricionistas hasta ahora asimilados y abandono el tema de la repostería o me lanzó de lleno a la elaboración de mi primer brioche o croassant?

Es que no os podéis imaginar lo bueno que estaba TODO, y el gustazo de hacer tu propio brioche, el olor, la textura… mmmm…

Al acabar el curso, nos repartimos lo que elaboramos y así en casa también han podido probar las recetas.

De momento no elaboraré ninguna receta, pero guardaré las fotos, el vídeo y los apuntes como oro en paño, para cuando decida volver al mundo de la repostería casera.

Aquí os dejo con algunas de las fotos que tomé durante el curso. La calidad de las fotos  no es muy buena pero os podéis hacer una idea.

Por cierto, ¿no querríais compartir alguna de vuestras recetas light para este veranito?

Muffins de arándanos y manzana con crumble

Cómo hacer helado en casa: Helado de cerezas con queso philadelphia

Ayer, inspirada por la receta de helado de cerezas que publicó Pepekitchen, me decidí a hacer mi primer helado casero.

No tengo heladera, así que lo he hecho en plan «rústico» siguiendo los consejos para hacer helados que el mismo Pepekitchen tiene en su blog.

Como no tenía la misma cantidad de ingredientes que los que aparecen en su receta tuve que ponerme, calculadora en mano, a resolver diversos problemas matemáticos.

Si para 400 gr. de cerezas se necesitan 250 gr. de queso mascarpone, ¿cuántos gr. de queso se necesitará para 125 gr. de cerezas?

Venga, vamos a despejar la incógnita:

Sí, las mátemáticas también se aplican en la cocina ;). ¡Viva la regla del 3! (se tiene que notar que fui a la escuela, jajaja)

Ya véis, no tenía la misma cantidad de ingredientes, ni uno de los ingredientes principales, el queso mascarpone. Como lo que tenía en casa era una tarrina de queso philadelphia light me aventuré a hacerlo con este otro queso.

Lo empecé a hacer hacia las 21:30 de la noche. Una vez preparada la masa la metí en el congelador y hasta las 00:00 de la noche estuve batiéndolo cada 10-15 minutos. Lo ideal, según he leído (y ahora NO sé dónde) es hacer este proceso a lo largo de 6 horas. Sin embargo a las 00:00  mi cuerpo dijo ¡basta!, ¡no quiero batir más!, y me fui a dormir con la esperanza de  que el helado fuese más o menos comestible al día siguiente.

Así que el día siguiente, o sea, hoy, llegó.  Y héte aquí el resultado:

Helado de cerezas con queso philadelphia

Ingredientes:

  • 125 gr. de cerezas (el peso es sin el hueso ni el rabito)
  • 80 gr. de queso philadelphia light
  • 150 gr. de yogurt griego
  • 50 gr. de azúcar glasé
  • un chorrito de leche condensada light

Indicaciones:

  1. Lavar bien las cerezas.
  2. Deshuesarlas y eliminar las partes “feas”, si es que hay alguna cereza demasiado madura.
  3. En el vaso de la picadora, picar ligeramente las cerezas.
  4. En el mismo vaso de la picadora, para aprovechar los jugos de las cerezas, echar el queso, el yogur griego, el azúcar y la leche condensada.
  5. Batir a mano para mezclar bien los ingredientes.
  6. Verter la mezcla en un recipiente con tapa que pueda meterse en el congelador.
  7. Congelar y cada 10-15 minutos, y a lo largo de varias horas, sacar el recipiente del congelador y remover bien el helado para conseguir una textura cremosa.
  8. Si el helado es para servir al día siguiente, sacarlo del congelador unos 20 minutos antes de servirlo.
  9. Para hacer las bolas de helado con más facilidad poner la cuchara para servir helados en agua muy caliente.
  10. Decorar con un poco de caramelo líquido (chocolate derretido, miel, sirope, etc.) y trocitos de galletas digestive.

AVISO: No es un helado dulce, pero sí gustoso. Al que le guste más dulce, debería añadir más azúcar glasé.

Haz clic aquí para descargarte esta receta en formato PDF (Acrobat Reader).

Mi segundo pan: Pan casero hecho en pyrex

Llevaba varios días dándole vueltas a la idea de hacer un pan casero, así que hoy finalmente me he decidido a hacerlo.

Así quedó mi segundo pan hecho en casa:

He seguido las instrucciones del vídeo de Recetas de cocina que podéis ver más abajo. Aquí os dejo el enlace a su canal de youtube.

Se hace en el horno de casa, con recipientes pyrex. Yo no tenía olla pyrex, pero sí una bandeja y un bol de pyrex, así que he usado el bol  a modo de tapa.

En esta otra página de Recetas de cocina tenéis la receta en modo texto.

Este es el vídeo que he seguido para hacer el pan. Se titula Pan Casero Fácil y Rápido. En él se explica cómo hacer pan de una manera tan fácil, que estoy segura que a más de un@ le entrarán ganas de hacerlo.  ¿Quién se anima?

Receptes amb xocolata, d’en Pep Nogué

Com m’han demanat les receptes del taller d’ahir, aquí us en passo tres (les dolces):

Podeu imprimir-les millor si feu clic AQUÍ (arxiu en format PDF).

Coulant de xocolata negra d’en Pep Nogué

Ingredients:

  • 250 gr. de xocolata de cobertura del 70%
  • 250 gr. de mantega
  • 125 gr. de sucre
  • 275 gr. de rovells d’ou pasteuritzats (o 12/13 rovells, depèn la mida de l’ou)
  • 200 gr. de clares d’ou pasteuritzats (o unes 5 clares, depèn la mida de l’ou)
  • 100 gr. de farina

Indicacions:

  1. En una cassola al foc, fondre la mantega.
  2. Retirar-la del foc, i afegir la xocolata tallada a trossets (amb la mà, no cal filar prim).
  3. Remenar-ho bé fins que la xocolata es fongui.
  4. Afegir-hi els rovells i les clares i barrejar-ho bé.
  5. Afegir-hi el sucre i la farina i tornar a barrejar-ho amb la batedora elèctrica per a que no quedin grumolls.
  6. Preparar uns motlles individuals d’alumini (dels rebutjables) engrassant-los amb una mica de mantega i farina. Això es fa per  evitar que la massa s’enganxi a les parets.
  7. Omplir els motlles amb la massa, però només 2/3 parts del motlle.
  8. Deixar-los refredar a la nevera fins al moment de ficar-los al forn.
  9. En l’últim moment, abans de servir-los:
    1. Escalfar el forn de 180 a 200ºC.
    2. Temps de cocció: de 8 a 10 minuts.
  10. S’ha de servir calent i ha de quedar-se una mica cru de dintre per a que la xocolata regalimi.

El coulant també es coneix com a “volcà de xocolata”, perquè la xocolata surt com la lava, a poc a poc, cap a fora. Amb la primera cullerada aquest volcà a petita escala “explota” i deixar anar la xocolata de dins cap a fora.

Mousse de xocolata exprés d’en Pep Nogué

Ingredients:

  • 110 gr. de nata líquida del 35%
  • 130 gr. de xocolata de cobertura del 70%
  • 200 gr. de nata semi muntada del 35%

Indicacions:

  1. Desfer la xocolata de cobertura, o bé al bany maria o bé al microones en la posició de descongelar. Si ho desfàs al bany maria, és important que l’aigua no bulli i que no toqui el pot on tens la xocolata. Si ho fas al microones, comprova cada 20 segons que la xocolata no es crema.
  2. Fer bullir els 110 gr. de nata líquida.
  3. Retirar-la del foc i abocar-hi la xocolata.
  4. Barrejar-ho bé i deixar-ho refredar fins a uns 35ºC.
  5. Mentre es refreda, semimuntar els altres 200 gr. de nata. Trèieu de la nevera aquesta nata per a muntar-la en l’últim moment, perquè així es muntarà millor. Tot i així, no cal muntar-la del tot, ha de quedar escumosa però líquida.
  6. Per a incorporar millor la nata a la xocolata, afegir primer una mica de la nata semimuntada a la xocolata (temperada a uns 35ºC).
  7. Barrejar-ho bé i afegir de mica en mica la resta de la nata.
  8. Posar la barreja en copes o gots de xopets i tapar-ho amb paper transparent (film).
  9. Deixar-ho reposar a la nevera.
  10. Vint minuts abans de servir la mousse, traieu-la de la nevera.
  11. En Pep va adornar aquesta mousse amb una mica de coulis de cacau per sobre (recepta a continuació).

Amb aquestes quantitats varen sortir 3 copes (de vi) i uns 8 gots de xopets.

Us heu fixat que no porta ous?

Coulis de cacau d’en Pep Nogué

Ingredients:

  • 80 gr. d’aigua
  • 60 gr. de sucre
  • 25 gr. de nata líquida
  • 25 gr. de cacau del 22%

Indicacions:

  1. En una cassola, fer bullir la nata i l’aigua.
  2. En una tassa, barrejar molt bé el sucre i el cacau.
  3. Afegir la barreja a l’aigua i a la nata
  4. Fer bullir de nou, no més de 2 minuts.
  5. Colar la barreja i deixar-la refredar.

Info extra: El coulis de cacau es fa servir per decorar els plats dels postres, per decorar pastissos, per abocar-ho a sobre de fruites com ara les maduixes, etc.

Com el coulis és bastant líquid, si el volem fer servir per decorar un pastís, podem tenir en compte el següent truc: per a cada 100 gr. de cacau, farem servir una fulla de gelatina (aprox. 2 gr.). La gelatina farà d’espessant i ens quedarà un recobriment ben brillant.

Taller monogràfic sobre xocolata amb en Pep Nogué

Avui, junt amb una amiga, hem anat a la classe especial sobre xocolata que en Pep Nogué ha donat a l’Espai del Consum del Bonpreu. Era la primera vegada que anava a una classe d’aquestes, i penso repetir 😀

El profe, en Pep Nogué, ens ha fet en directe 4 receptes:

  • Mousse de xocolata exprés
  • Coulis de cacau
  • Bombó de fetge gras d’ànec amb xocolata negra
  • Coulant de xocolata negra

(Si algú vol alguna de les receptes, que me la demani i se la passo)

Mentre feia les receptes, les anava explicant i anava donant dades històriques, dades d’interès i idees per altres plats.

Al final, hem tastat una mica de cada plat, i hem marxat a casa panxacontentes, amb moltes ganes de fer alguna d’aquestes noves receptes, i amb el desig d’assistir a un altre curs ben aviat.

Qui s’apunta al proper?

Us  deixo amb 2 fotos dels plats,   preses a correcuita, abans de que desapareguessin dels plats.  Perdoneu si la qualitat no és gaire bona.

Do-it-yourself: Remedio casero antimosquitos

Hoy os enseño un remedio casero antimosquitos, es un repelente de mosquitos casero que es natural, barato, eficaz y además aromático.

Es el típico remedio de las abuelas y seguro que más de uno ya lo conocéis.

¿Qué necesitamos? Simplemente:

  1. un limón
  2. unos clavos de especia

¿Qué hacemos con estos ingredientes?

  1. Partimos el limón por la mitad
  2. Pinchamos unos clavos en cada mitad de limón
  3. Colocamos el medio limón en un platito y lo ponemos junto a la mesita de noche.

¿Qué logramos con este remedio?

  1. Conciliar el sueño tranquilamente ya que no oíremos más zumbidos molestos.
  2. Dormir a pierna suelta.
  3. Aromatizar la habitación con un fresco olor a limón y clavos.

Sí, existen otras maneras de evitar a los mosquitos:

  1. Instalando unas unas mosquiteras en casa
  2. Poniéndonos líquido repelente
  3. Con enchufes tipo kil-paff antimosquitos

Pero estos remedios suelen ser caros y puede que tengan la misma eficacia que el remedio de la abuela. Así que antes de aventurarse a gastarse una pasta en poner unas mosquiteras, no se pierde nada con esta opción alternativa.

Con esta alternativa, además, se pueden aprovechar los limones que se están echando a perder.

Por cierto, aquellos que veáis el vídeo, perdonad por lo mal que canto, jajaja.

—-

How to avoid annoying mosquitoes?

What do we need?

1. a lemon
2. few cloves

What do we do with these ingredients?

1. We cut the lemon in half
2. Insert the cloves in each half of lemon
3. Place the half a lemon on a recipient and put it on the nightstand (or wherever you want the mosquitoes to disappear).

What do we achieve with this remedy?

1. Fall sleep quietly because you won’t hear more annoying hum.
2. Sleep like a log.
3. Perfume the room with the fresh smell of lemon and cloves.

Yes, there are other ways to avoid mosquitoes:

1. Installing a few mosquito nets at home
2. Applying liquid repellent
3. With plugs like kill-paff

But these remedies are very often expensive and may have the same efficacy as this remedy. So before spending your money, you can try this  eco-friendly and cheaper option.

Natillas de cappuccino

Postre sencillo y rapídisimo de hacer, para aquellos días en los que no tienes ni un yogur en la nevera. Si quieres darle un toque personal a esas natillas, añade una pizca de café cappuccino.

Natillas de cappuccino

Ingredientes:

  • 850 ml de leche
  • 8 cucharadas de azúcar
  • un sobre y medio de preparado para natillas caseras (Royal)
  • 2 cucharadas de café cappuccino en polvo (Nescafé)
  • 6 galletas maría o digestive

Indicaciones:

  1. Llena media taza con un  poco de leche, agrega el preparado de natillas y remueve hasta disolver.
  2. Pon el resto de leche a hervir en una cazuela.
  3. Añade las 8 cucharadas de azúcar y remueve constantemente.
  4. Cuando la leche rompa a hervir, añade las 2 cucharadas de café cappuccino en polvo.
  5. Remueve hasta que el polvo de cappuccino se haya disuelto.
  6. Incorpora el preparado para natillas y remueve constantemente durante 5 minutos.
  7. Vierte la mezcla en unas flaneras, o en cualquier otro recipiente de tu elección.
  8. Decora cada flanera con una galleta maría o galleta digestive.
  9. Deja enfríar a temperatura ambiente y finalmente reserva en el frigorífico.

Nota: Con estas medidas salen unos 6 moldes de flan como el de la foto.

En esta ocasión usé galletas Núria, de la marca Birba. Me gustan mucho más que las galleta María de otras marcas. Las maría de las otras marcas las encuentro algo aceitosas y a mí particularmente me provocan ardor de estómago. Sin embargo, con estas de la marca Birba ya no he tenido más problemas de estómago. Las natillas con las digestive también quedan muy bien.