Hoy me han sorprendido con una grata noticia. La receta de la tarta de queso mascarpone con peras en almíbar ha resultado ganadora del concurso de noviembre de Cuina.cat

Me ha tocado una cena para dos personas en el restaurante La Ronda del Hotel Alimara. ¡Qué ilusión! Es la segunda vez que me toca un premio/concurso de cocina. 😀

Os remito a la receta de nuevo, basta con que hagáis clic en la imagen de abajo. Está en formato PDF, lista para imprimírosla,  y también en vídeo, para aquellos que quieran algo más interactivo.

Yo me quedo disfrutando de unos hojaldritos de manzana con crema pastelera, que he decidido autoregalarme para celebrar el premio. Otro día publicaré la receta.

Por cierto, es la primera vez que hacía crema pastelera. No sé por qué le tenía «miedo», pero resultó ser superfácil…

En la familia tengo la suerte de tener una cuñada que vive «a pagès», que se dice en catalán, en medio del campo, rodeada de vides y campos de cultivo. Entre los árboles que tienen en la finca se encuentra una higuera. Así que de vez en cuando, al ir a visitar a la familia los domingos, volvemos a casa con unos deliciosos higos a los que hay que dar salida de alguna manera, y héte aquí una solución:

Tostada de higos con queso de cabra y piñones

Ingredientes:

  • rebanadas de pan de pagès
  • mantequilla para untar
  • higos
  • queso de cabra
  • piñones
  • orégano
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta negra

Indicaciones:

1. Untar el pan con la mantequilla y ponerlo a tostar (a ser posible tostarlo en una sartén grill).

2. Pelar y cortar los higos en trozos pequeños.

3. Una vez tostado el pan, disponer encima los higos.

4. Colocar encima de los higos el queso de cabra.

5. Salpimentar y agregar el orégano al gusto.

6. Añadir unos cuántos piñones y echar un chorrito de un buen aceite de oliva por encima.

7. Meter en el horno, previamente calentado a 180 ºC con calor por arriba y por abajo.

8. Al cabo de unos minutos, subir la bandeja a la parte superior, para que el calor del grill acabe de deshacer o dorar (al gusto) el queso de cabra.

Esta receta admite variantes: en lugar de orégano se puede echar romero o tomillo; en lugar de queso de cabra, camembert, brie, etc.

Si queréis ver todo el proceso, os dejo un vídeo del «cómo» se hace:

El mango es una fruta que descubrí, fíjate tú,  hace tan sólo 4 años. Es una fruta de sabor dulce, muy refrescante y  con un toque ligeramente «exótico». También recibe el nombre de «melocotón de los trópicos» , pero no a todos a los que le guste el melocotón les gusta el mango. Yo ahora no podría vivir sin este delicioso fruto, ya sea como postre o en ricas ensaladas, casi cada semana cae un mango en alguna comida. En cuanto a sus propiedades, aporta hidratos de carbono, fibra, vitamina A y C. Es antioxidante y posee más propiedades, pero no me enrrollo más, os dejo este enlace externo para los curiosos:  Propiedades de los mangos.

También os recomiendo el vídeo de una ayudante de Jamie Olivier para ver cómo se pela y trocea un mango con facilidad. El vídeo está en inglés pero las imágenes son lo suficientemente ilustrativas como para entenderlo sin necesidad de saber inglés.

Y hablando de mangos, esta explicación viene a cuento porque tenía que aprovechar un mango que estaba demasiado maduro. Así que esta vez decidí hacer un postre diferente: un bizcocho de mango. Como base he partido de la receta de bizcocho de naranja de Isasaweiss. En su página web decía que dicho bizcocho podía hacerse con casi cualquier fruta. Me aventuré a hacerlo con mango. Este es el el bizcocho por dentro y por fuera:

Y aquí tenéis la receta:

Ingredientes:

  • 1 mango maduro
  • 70 ml. de aceite de girasol
  • 250 gr. de azúcar
  • 3 huevos
  • 1 sobre de levadura
  • 170 gr. de harina
  • azúcar glasé para la decoración

Indicaciones:

1.      Pelamos y troceamos el mango.

2.      En un bol grande, echamos los 3 huevos y  el azúcar y batimos la mezcla.

3.      Agregamos el aceite de girasol y el mango troceado y lo batimos todo con la ayuda de una batidora.

4.      Añadimos la levadura y la harina tamizada, poco a poco.

5.      Batimos la mezcla hasta que no queden grumos de harina.

6.      Echamos todo a un molde que previamente habremos engrasado con aceite y espolvoreado con harina para así desmoldarlo luego fácilmente.

7.      Metemos el molde en el horno. El horno lo habremos precalentado con anterioridad a 180 ºC con calor por arriba y por abajo. En el momento de meter la mezcla en el horno, dejaremos sólo calor por abajo

8.      Tiempo de cocción: 40 minutos aproximadamente.

9.      Cuando el bizcocho se haya enfriado, espolvorear con azúcar glasé para decorarlo.

Haz clic aquí para descargarte esta receta en formato PDF (Acrobat Reader).

A petición de una suscriptora de Youtube, hago este artículo y vídeo también en español.

Para controlar el desorden que a veces se da en la cocina, ¿por qué no empezamos por las especias o condimentos?

– En primer lugar, comprobaremos si alguna de las especias ha caducado. Si es así, deshazte de ella. Lo que queremos es organizar el espacio y tal vez dejar sitio para nuevas y frescas hierbas. Si tienes un bote de especias que ha expirado hace 2 años, no tendrá el mismo aroma que uno recién comprado.

– Etiqueta los botes para identificar el contenido fácilmente.

– Al hacer esto, evita ocultar la fecha de caducidad con el adhesivo.

– Encuentra un lugar para almacenarlas, puede ser un armario o un cajón, pero ten en cuenta que es mejor si se trata de un espacio oscuro y lejos del calor de los fogones o del horno.

– Usa tu imaginación para obtener el máximo de espacio. Por ejemplo, yo usé este “elevador” para tener 2 niveles. Así en 2 niveles localizo fácilmente la especia que busco.

– He de confesar, que lo que quería era ir a la carpintería a por una madera de este tamaño, pero primero quería probar este método por un tiempo a ver si me funcionaba. He usado una pila de papel reciclado y lo he envuelto con papel adhesivo blanco.

– Hay muchas otras maneras de organizar tus especias, algunas incluso se comercializan: en escalera, apilable. Busca en Google Imágenes y tendrás un montón de ideas.

– Cuando las organices, puedes ser práctic@ y ordenarlas por uso, es decir, las que usas con mayor frecuencia delante, o si realmente eres una persona muy ordenada, quizá las quieras clasificar por orden alfabético 😉

– De esta manera, sabes dónde está la especia o condimento que necesitas y no tienes que revolver todo el armario buscándola.

– Espero que os haya gustado este consejo.

Today I’ve decided to record my first video in English. Here you have it. Hope you like it, and please do bear in mind that I’m not an English native speaker…

To control the clutter in your kitchen you can start with the spices.

–         First check if any of the species you have has expired. If so, trash it. You want to organize your space and maybe make room for new and fresh herbs. If you have a spices which has expired 2 years ago, it won’t have the same flavour as a new and fresh one.

–         Label them so you can identify them easily.

–         When doing so, avoid hiding the expiration date under the adhesive.

–         Find a place for them, whether it is a cupboard or a drawer, but bear in mind that it is  better if it is a dark space and far from the heat of the oven or stove.

–         Use your imagination to gain the most of the space. I use this elevator so I have 2 levels for my spices.

–         I wanted to go to the carpenter for a wood of this size, but first I wanted to try this method for a while. I’ve used a stack of paper of and wrap it with white adhesive paper.

–         There are many other ways of organizing your spices, which are even commercialized: staircase systems, stackable systems. Go and search on Google Images and you will have plenty of ideas for this.

–         When organizing them, you can be practical an sort them by use, the most you use at the front, or if you are a really organized person, then you will want to sort them in alphabetical order 😉

–         In this way you know where the spice you need is and go directly to it, instead of moving all them to find it.

–         And here you have it. Aren’t they organized?

I hope you like this tip.

Hoy tuve un irrefrenable deseo de chocolate, quizá contagiada por alguna compañera de trabajo.

Sin embargo, el único chocolate que había en casa era el de repostería. ¿Desesperación, frustración? ¿Bajo corriendo al súper? Que no cunda el pánico. Nos fabricaremos nuestros propios bombones.

Son muy fáciles de hacer. Lo he grabado en vídeo. Al final de este post tenéis el vídeo.

Tan sólo necesitamos:

– chocolate negro

– chocolate blanco

– avellanas

– frutas deshidratadas (naranja, kiwi y fresas).

Los de chocolate blanco y frutas están para morirse.

Aproveché una caja de otros bombones y un lazo y hasta los empaqueté como si fuera un regalo. Resultones, ¿verdad?

Y aquí tenéis el vídeo:

Coca de hojaldre con chocolate con leche


Hice esta coca hace más de un mes. Seguí la receta de la coca de chocolate de Com a casa res.

Es muy fácil de hacer y seguro que gusta a todo el mundo. ¡Animaos! 😉

Aquí tenéis la receta y el vídeo.

Ingredientes:

– Una lámina de hojaldre rectangular (Lidl)
– 200 g de chocolate con leche
– Un huevo para untar y dorar la masa de hojaldre
– Azúcar glasé

Indicaciones:

  1. Cortar la lámina de hojaldre por la mitad.
  2. Poner una mitad en la bandeja del horno preparada con papel de horno.
  3. Pinchar con un tenedor para evitar que la base se levante sin llegar a cubrir 1,5 cm de los bordes.
  4. Batir el huevo y untar los 1,5 cm. El huevo hace que se enganche bien con la masa que pondremos encima.
  5. Picar el chocolate en pequeños trozos y poner por encima de la base.
  6. En la otra mitad de hojaldre hacer unos cortes en diagonal con ayuda de un cortapastas.
  7. Colocar encima de la otra base con chocolate.
  8. Con un tenedor presionar sobre los bordes para cerrarlos.
  9. Pintar con el huevo batido.
  10. Meter en el horno a una temperatura de 200 ºC con calor por arriba y por abajo durante unos 20-25 minutos.
  11. Como cada horno es un mundo, observar el hojaldre y cuando este haya subido y este dorado, sacar del horno.
  12. Dejar enfriar sobre una rejilla (yo uso el elevador para el grill del microondas).
  13. A modo de decoración, espolvorear azúcar glasé.

Nota: Hace un par de semanas fui con unos amigos a una casa rural y la volví a hacer. Esta otra vez derretí el chocolate con la función de descongelar del microondas antes de ponerlo sobre la base de hojaldre.  Quedó mucho mejor con el chocolate derretido que sin derretirlo previamente.

Recientemente he empezado a incorporar germinados de diferentes vegetales a la dieta. Ayer hicimos una ensalada fresquita, para soportar mejor estos calores y le incorporamos germinados de alfalfa. Si mi padre viera esto, seguramente diría que la alfalfa es lo que daba él al ganado para comer. Y así es, la alfalfa es un alimento que típicamente se ha dado a los animales, sin embargo se está empezando a introducir en la alimentación humana.  Como no soy una experta en nutrición, os dejo un enlace a un artículo sobre Germinados o brotes de alfalfa de Consumer Eroski.

Ingredientes:

  • 50 gramos de brotes de espinaca
  • 135 gramos de bolas de melón (unos 10-12 bolas)
  • 60 gr. de queso curado o cualquier queso a nuestro gusto
  • 40 gramos de nueces de california
  • 10 gramos de pipas de girasol saladas
  • 15 gramos de germinado de alfalfa
  • 6 tomates cherry
  • para el aliño: vinagre balsámico de módena, aceite de oliva, sal y miel

Primero prepararemos todos los ingredientes:

  1. Colocar los brotes de espinacas en un bol o plato grande.
  2. Con un sacabolas, sacar unas 10-12 bolas a un melón. Si no tenemos sacabolas, hacer cuadraditos o triángulos.
  3. Cortar el queso de nuestra preferencia a taquitos pequeños.
  4. Pesar y preparar las nueces, las pipas y el germinado de alfalfa.
  5. Lavar los tomates cherry.

Preparación:

  1. En el plato de las espinacas, echar los frutos secos. Las nueces se pueden desmenuzar para que no sean tan grandes.
  2. Añadir el queso.
  3. Colocar pequeños montoncitos del germinado de alfalfa alrededor del plato y en el centro.
  4. En cada montón, alternar una bola de melón y un tomate cherry.
  5. En el montón del centro, hacer un círculo con las bolas de melón y en el centro colocar los tomates cherry, como si fuera una flor.

Para el aliño:

  1. En un cuenco pequeño, preparar el aliño:  una pizca de sal, media cucharada de vinagre de módena, dos cucharadas y media de aceite de oliva y una cucharada de miel.
  2. Mezclar bien el aliño e incorporarlo a la ensalada.

NOTA:  Con esta receta participo en el concurso de ensaladas con Iloveaceite de Alfonso, de Recetas de rechupete. Aquí tenéis la entrada en su blog:

Ensalada de brotes de espinacas, melón, germinados y frutos secos

Este domingo tuvimos el privilegio de probar, por segunda vez,  la paella del «maestro» Jacobo.  La primera paella que probamos fue al fuego de leña, esta vez como es verano y está prohibido hacer fuego, probamos la paella hecha al fogón de gas.

Podemos decir, a ciencia cierta, que Jacobo se ha especializado en hacer paellas al fuego de leña. Siendo miembro de una gran familia, los domingos suelen reunirse buena parte de sus familiares alrededor de su paella de marisco. También invita a amigos, vecinos. Vamos, que su casa es un lugar transitado los domingos 😉

Ha compartido mesa y paella con otros cocinillas que también le han dado consejos para ir mejorando la receta.

Como me ha dado por grabar recetas en vídeo, se prestó gustoso a que le grabase, y próximamente publicaré el vídeo en el que desvelaremos algunos de los secretillos que ha ido recopilando y aplicando para ir mejorando su receta de paella.

De momento, os hago la boca agua con un par de imágenes 😉

Hace cosa de un mes y medio descubrí Bloguzz, que es una página web a través de la cuál los bloggers podemos recibir (si nos eligen) productos o servicios de distintas empresas y opinar sobre ellos de forma libre, sin compromiso, dando nuestra más sincera opinión, ya sea buena o mala.

Cuando me registré había diversas promociones pero de momento, y por probar, sólo me apunté a la promoción del helado bombón blanco con frutas del bosque de La Sirena. Es verano, hace calor…y me apetecía mucho probar un helado nuevo ;).

Tuve suerte y salí elegida, aceptaron mi solicitud.  Así que La Sirena se puso en contacto conmigo para notificarme cuando me harían entrega del producto.

Lo recibí el pasado viernes 16: un paquete de 3 helados de 100 ml, junto con una bolsa para congelados y un libro con recetas hechas por los clientes de La Sirena titulado Nova cuina d’avui . Gracias por el detalle, por cierto 😉

El mismo viernes  probé el helado. Me encantó la combinación de la textura crujiente del crocanti (2% de trocitos de galleta) y chocolate blanco, junto con la cremosidad de su interior y la acidez de las frutas del bosque. Lo que no sabía era que llevaba queso fresco, pero sí, también lo lleva. Si os leéis la composición del helado descubriréis eso y más cosas, ya que contiene una gran y sorprendente lista de ingredientes.

El helado es original. Como podéis ver en las fotos, las frutas del bosque están por capas.


¿Cómo lo habrán hecho? Me encantaría ver el proceso de fabricación de éste y otros tantos productos…


Otra información adicional:

  • Información nutricional por helado (100 ml):
  • Valor Energético: 193 kcal/ 807 kj;
  • Proteínas: 1,5 g;
  • Hidratos de Carbono: 22 g;
  • Grasas: 11 g
  • Contiene gluten, por lo que no es apto para celíacos.

Jó, la verdad es que después de hablar tanto del helado, me ha dado una pájara y he tenido que ir a comerme otro, slurpsss 😛

Por cierto, una sugerencia para los de la Sirena, el envase individual no lleva impreso la fecha de caducidad. Les recomendaría que la imprimiesen ya que a menudo nos deshacemos de las cajas y nos quedamos con los envases individuales.

Hoy una antigua compañera de trabajo me ha pedido una receta de cena ligera para estos días de verano. Le he propuesto esta ligera, fresca y nutritiva ensalada.

Ingredientes:

– brotes de espinaca
– una naranja cortada a rodajas y luego a cuartos
– mozzarella fresca cortada a láminas
– semillas de sésamo
– unos pistachos
– vinagre balsámico de módena, aceite y sal

Indicaciones:

  1. Lavar los brotes de espinacas, escurrirlos y colocarlos en un bol.
  2. Pelar la naranja procurando quitar la parte blanca de la piel. Cortarla en rodajas y luego a triángulos.
  3. Colocar la naranja encima de las espinacas. Si suelta un poco de jugo, echarlo también en el bol.
  4. Cortar la mozzarella fresca a láminas y añadir al bol.
  5. Espolvorear con semillas de sésamo y unos pistachos.
  6. Para el aliño: En un cuenco pequeño, preparar el aliño:  sal, vinagre de módena y aceite. La proporción es una parte de vinagre por cada tres de aceite. Es decir, si echáis tres cucharadas de aceite, echad una de vinagre. Si echáis 1 cucharada y media de aceite, echad media cucharada de vinagre.
  7. Mezclar bien el aliño e incorporarlo a la ensalada

Tened en cuenta:

1) La naranja y la mozarella sacadlas en el último momento de la nevera, para que aporten el máximo de frescor a esta deliciosa ensalada.

2) Al cortar la naranja, eliminad la parte blanca de la piel, que es lo que aporta amargor.

Info nutricional:

espinacas: se componen en buena parte de agua, buena aportación de fibra (efecto saciante), bajo contenido en hidratos de carbono y grasas. Es antioxidante ya que aporta vitaminas A, C y E. También aporta minerales como el hierro, el calcio, el potasio, el magnesio, etc. Tienen poco valor energético por lo que va bien para personas que hagan dieta para perder peso. Más información nutricional en Consumer Eroski.

naranjas: poco valor energético ya que contienen mucha agua. Aportan mucha vitamina C y otros minerales. Más información nutricional en Consumer Eroski.

semillas de sésamo: es un perfecto complemento para las ensaladas que aporta bastantes minerales, como el calcio, hierro, zinc. También aporta lecitina que ayuda a regular el colesterol. Más información nutricional en Consumer Eroski.

pistachos: aporta fibra, proteínas, minerales como el fósforo y el potasio. Las grasas que tienen son de las saludables (buenas para el corazón). Mejor no abusar de los pistachos si se intenta perder peso, ya que son bastante calóricos.

No, no he caído en la tentación. Esta receta la hice hace un mes pero hasta ahora no la he publicado. Es una deliciosa tarta de queso mascarpone con peras en almíbar. Tenía una lata de peras en almíbar y llevaba dándole vueltas a la cabeza sobre qué receta podría hacer con estas peras. Quería que fuese una tarta con queso mascarpone, y por más que buscaba no encontraba nada inspirador, así que decidí inventármela. Esta es la receta en vídeo y en formato texto/PDF:

Tarta de queso mascarpone y peras en almíbar

Ingredientes:

  • 1 tarrina de queso Mascarpone (250 gr.)
  • 200 ml de nata para cocinar
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 1 huevo
  • 1 cucharada colmada de maicena
  • 1 lata de peras en almíbar
  • Para la base: 1 lámina de hojaldre
  • Para la cobertura (opcional): el almíbar de las peras, 3 cucharaditas de azúcar glasé, 1 cucharadita de azúcar avainillado y 3 cucharadas de mermelada de albaricoque
  • Virutas de chocolate para la presentación final

Indicaciones:

Para la base:
1. Extender la lámina de hojaldre en un molde desmontable o bien forrar un molde refractario con papel de horno para que sea más fácil desmoldarlo.
2. Pinchar con un tenedor toda la lámina de hojaldre.
3. Para evitar que la masa suba, ponerle un peso tipo: cadena, garbanzos secos, etc.
4. Meter en el horno 10-15 minutos a 180 ºC.

Para la masa:
5. Con ayuda de un colador, escurrir las peras y reservar el almíbar en un bote de cristal para uso posterior.
6. En un bol batir el huevo, agregar el azúcar y remover bien.
7. Añadir la nata líquida y continuar removiendo.
8. Agregar la tarrina de queso y seguir batiendo hasta que esté bien integrado.
9. Añadir la cucharada colmada de maicena y remover hasta que no queden grumos.
10. Partir las peras a cuadraditos y agregar a la masa.
11. Remover para que las peras se impregnen del queso.
12. Verter la mezcla en el molde y hornear a 180º hasta que cuaje la mezcla (30-40 minutos). Para estar seguros, pinchar con una aguja para ver si sale limpia.
13. Dejar enfriar a temperatura ambiente y finalmente refrigerar en la nevera hasta el día siguiente.

Para la cobertura:

14. En un cazo al fuego, echar el almíbar de las peras.
15. Añadir las  2 cucharaditas de azúcar glasé, la cucharidita de azúcar avanillado y las 3 cucharadas de mermelada de albaricoque.
16. Remover bien y llevar a ebullición hasta que reduzca.
17. Cuando se haya enfriado, pintar la tarta por encima para darle brillo y dulzor.
18. Para la presentación final, rallar un poquito de chocolate y espolvorear por encima.

Consejos: Quizá una base de galletas maría le vaya también muy bien a esta tarta.

Haz clic aquí para descargarte esta receta en formato PDF (Acrobat Reader).

Desde que cogí diversos libros de la biblioteca sobre nutrición, estoy intentando seguir unos principios nutricionales básicos para ver si consigo, poco a poco, reducir la cifra que me aparece en la pantallita digital de la báscula cada vez que me peso. He de confesar que últimamente no me peso casi, ya que no me gusta demasiado la cifra que veo :(.

Como niña gordita que he sido he estado cargada de complejos y manías que aún arrastro ahora a mis 35 años (hay niños que pueden ser muy crueles). He estado a régimen durante algunos períodos de mi vida, pero cada vez que hacía régimen, luego recuperaba más peso (el efecto yoyo). Con el último régimen al que me sometí (de Naturhouse, por cierto) me desencanté de la vida y me abandoné un poquito al «carpe diem».

Hace años hice un régimen con el que conseguí llegar a mi peso ideal, según el índice de masa corporal (IMC). Sin embargo la gente decía que me veía demacrada. Por lo tanto, no voy a intentar llegar a mi IMC ideal, sino simplemente a rebajar unos 20 kg mi peso actual.

Ahora que tengo intención de hacer régimen no quiero caer en la trampa de años anteriores, de seguir régimenes muy estrictos o con complementos.
Quiero hacerlo aprendiendo de una vez por todas a comer bien. Es más, voy a eliminar de mi vocabulario la palabra régimen porque no voy a someterme a ninguna tortura más. Voy a partir de un nuevo yo reeducado alimentariamente hablando y voy a intentar conseguir bajar de peso de una manera saludable, comiendo equilibradamente, haciendo ejercicio, sin prisas, con constancia y con mucha fuerza de voluntad. Por supuesto, no lo voy a hacer por mi cuenta, mañana mismo pediré hora para ir al médico.

Creo firmemente que se debería fomentar en las escuelas el saber un poquito de nutrición, cómo combinar los alimentos, qué alimentos tienen grasas buenas y cuáles no, qué alimentos tienen un índice glucémico alto y cuáles no. De hecho, quizá debería ser una asignatura obligatoria en las escuelas, como lo es la educación física. Así quizá evitaríamos el que haya tantos niños con sobrepeso que de mayores se convierten en adultos obesos, como es mi caso.

Si he escrito esta entrada es porque quiero hacer público este compromiso conmigo misma y de alguna manera haceros partícipes y así no flaquear en mi intento. Es como si haciéndolo público, se sobrellevase mejor y me comprometiese más con este reto.

May the force be with me!
(¡qué la fuerza [de voluntad] me acompañe!)

PD: Tengo recetas pendientes de publicar que son de hace un mes o más, las publicaré igualmente, aunque no sean muy «de dieta». Aprovecharé también para publicar las recetas «light» que vaya haciendo y los resultados que obtenga cada semana.

El jueves 17/06/2010 decidí tomarme en serio lo de hacer dieta, fui a la biblioteca cogí un par de libros de nutrición y cada vez estoy más concienciada. Me pongo a régimen ya mismo, pero no a lo loco, sino adquiriendo unos conocimientos de nutrición como base para una buena alimentación, sana y equilibrada.

Pero ¿sabéis lo me duraron los buenos propósitos? ¡2 días! ¡pardiez!,  me había apuntado para el sábado 19  al Taller de masas dulces que impartía Ibán Yarza (¿Te quedas a cenar?). Así que traicionando mi reciente propósito asistí (GUSTOSA) al taller en el que nos enseñó cómo hacer la masa de brioche y cómo darle forma, cómo hacer croassants (masa de hojaldre), y cómo hacer unos deliciosos muffins de arándanos y manzanas con crumble y otros muffins de mango y plátano con sírope de frutas de la pasión para la decoración.

Era un curso «interactivo» en el que también nos tocaba practicar a los asistentes. Por cierto, ¡qué difícil es manejar la masa de brioche! Por suerte me acordé que tenía la cámara de fotos en el bolso y grabé un pequeño vídeo mientras el maestro Ibán boleaba la masa, así puedo tirar de «chuletilla» cuando me haga falta :D.

Sin embargo ahora tengo un dilema, ¿sigo los consejos nutricionistas hasta ahora asimilados y abandono el tema de la repostería o me lanzó de lleno a la elaboración de mi primer brioche o croassant?

Es que no os podéis imaginar lo bueno que estaba TODO, y el gustazo de hacer tu propio brioche, el olor, la textura… mmmm…

Al acabar el curso, nos repartimos lo que elaboramos y así en casa también han podido probar las recetas.

De momento no elaboraré ninguna receta, pero guardaré las fotos, el vídeo y los apuntes como oro en paño, para cuando decida volver al mundo de la repostería casera.

Aquí os dejo con algunas de las fotos que tomé durante el curso. La calidad de las fotos  no es muy buena pero os podéis hacer una idea.

Por cierto, ¿no querríais compartir alguna de vuestras recetas light para este veranito?

Muffins de arándanos y manzana con crumble

Ayer, inspirada por la receta de helado de cerezas que publicó Pepekitchen, me decidí a hacer mi primer helado casero.

No tengo heladera, así que lo he hecho en plan «rústico» siguiendo los consejos para hacer helados que el mismo Pepekitchen tiene en su blog.

Como no tenía la misma cantidad de ingredientes que los que aparecen en su receta tuve que ponerme, calculadora en mano, a resolver diversos problemas matemáticos.

Si para 400 gr. de cerezas se necesitan 250 gr. de queso mascarpone, ¿cuántos gr. de queso se necesitará para 125 gr. de cerezas?

Venga, vamos a despejar la incógnita:

Sí, las mátemáticas también se aplican en la cocina ;). ¡Viva la regla del 3! (se tiene que notar que fui a la escuela, jajaja)

Ya véis, no tenía la misma cantidad de ingredientes, ni uno de los ingredientes principales, el queso mascarpone. Como lo que tenía en casa era una tarrina de queso philadelphia light me aventuré a hacerlo con este otro queso.

Lo empecé a hacer hacia las 21:30 de la noche. Una vez preparada la masa la metí en el congelador y hasta las 00:00 de la noche estuve batiéndolo cada 10-15 minutos. Lo ideal, según he leído (y ahora NO sé dónde) es hacer este proceso a lo largo de 6 horas. Sin embargo a las 00:00  mi cuerpo dijo ¡basta!, ¡no quiero batir más!, y me fui a dormir con la esperanza de  que el helado fuese más o menos comestible al día siguiente.

Así que el día siguiente, o sea, hoy, llegó.  Y héte aquí el resultado:

Helado de cerezas con queso philadelphia

Ingredientes:

  • 125 gr. de cerezas (el peso es sin el hueso ni el rabito)
  • 80 gr. de queso philadelphia light
  • 150 gr. de yogurt griego
  • 50 gr. de azúcar glasé
  • un chorrito de leche condensada light

Indicaciones:

  1. Lavar bien las cerezas.
  2. Deshuesarlas y eliminar las partes “feas”, si es que hay alguna cereza demasiado madura.
  3. En el vaso de la picadora, picar ligeramente las cerezas.
  4. En el mismo vaso de la picadora, para aprovechar los jugos de las cerezas, echar el queso, el yogur griego, el azúcar y la leche condensada.
  5. Batir a mano para mezclar bien los ingredientes.
  6. Verter la mezcla en un recipiente con tapa que pueda meterse en el congelador.
  7. Congelar y cada 10-15 minutos, y a lo largo de varias horas, sacar el recipiente del congelador y remover bien el helado para conseguir una textura cremosa.
  8. Si el helado es para servir al día siguiente, sacarlo del congelador unos 20 minutos antes de servirlo.
  9. Para hacer las bolas de helado con más facilidad poner la cuchara para servir helados en agua muy caliente.
  10. Decorar con un poco de caramelo líquido (chocolate derretido, miel, sirope, etc.) y trocitos de galletas digestive.

AVISO: No es un helado dulce, pero sí gustoso. Al que le guste más dulce, debería añadir más azúcar glasé.

Haz clic aquí para descargarte esta receta en formato PDF (Acrobat Reader).

Related Posts with Thumbnails

Página siguiente »