Cómo organizar las tapas de las sartenes

Si tu marido es un friki de los imanes de neodimio seguramente es informático y desmonta discos duros en busca del “preciado tesoro”. No le cortes las alas. Algún día dará un uso a su colección de imanes.

Una mañana me fui de compras y lo dejé solo en casa.  A la vuelta me llevó a la cocina y me dijo:

– ¿No notas nada diferente?

– No sé, ¿has limpiado la encimera? (algo que siempre le recuerdo que hay que hacer…)

– No.

– Pues no sé. A simple vista no veo nada. ¿Qué has hecho?

– Abre el armario de las sartenes.

Y allí, colgando de la puerta estaba el proyecto que llevaba días dando vueltas:
Con unas reglas compradas en un bazar y unos imanes creó una regleta imantada para colgar las tapas de las sartenes.

Al principio me mosqueé porque taladróo un armario para colgar las regletas… pero confieso que al final ha resultado ser muy práctico.

Cómo guardar cosas metálicas pequeñas

Si eres como yo de desastre, seguro que tienes varios pares de pinzas de las cejas porque no sabes en que lugar las dejas.

Lo ideal para tener una casa organizada es que cada cosa tenga su lugar y las pinzas en mi casa lo tienen, una cajita en el primer cajón del armario del baño.   Pero la mayor parte del tiempo, las muy ociosas, se lo pasaban en la encimera de la pica, más a mano para el siguiente uso.

Solución: tira imantada adhesiva en la puerta del armario. Así todos aquellos utensilios metálicos que tienen tendencia a desperdigarse pueden “acorralarse” en un solo sitio y están a mano. Solo abriendo una puerta. Y es que si el sistema de organización que tenías no parece funcionar, cámbialo.

image

Tira imantada adhesiva

Evidentemente tengo más horquillas (en cajitas) que las que se ven en la foto pero con esas me basta para el día a día.

Organizador de collares

¿a quién no se le ha enredado algún collar por tenerlo en  un joyero junto con otros collares?

En el mercado existen productos para organizarse mejor, árboles de los cuáles colgar los collares, joyeros con separadores, etc.

Pero una solución práctica, barata y que ocupa poco espacio es aprovechar el hueco tras la puerta del dormitorio (o armario)  con un plafón de corcho.

Así es como hace un par de meses mantengo los collares organizados, libres de enredos, y de polvo.

Unas chinchetas, unos clavos o unos ganchos bastan para colgar de ellos los collares y con un viejo pañuelo puedes tapar el cuadro para que no se deposite en ellos el polvo.

De un vistazo, antes de salir de casa, escoges con qué collar combinar la ropa.Y es que, como se dice en inglés: what you see is what you get (en inglés, “lo que ves es lo que obtienes”). Si ves los collares que tienes puedes ponértelos, sino siempre acabas poniéndote los mismos accesorios.

 

Tazas y cucharas medidoras

En las recetas de otros países la forma de medir los ingredientes varía bastante con respecto a nuestro sistema sistema métrico decimal.  Nuestras recetas suelen estar expresadas en gramos/mililitros, en cambio en otros países (de habla inglesa) a menudo se basan en un estándar de tazas y cucharas. Durante un tiempo está bien jugar con las conversiones y la regla de tres, pero es agotador. Finalmente decidí adquirir unas tazas y cucharas medidoras en ebay, por el módico precio de 4 €.

Lo que no he sabido hasta hoy es que he adquirido las tazas de medida australianas, ya que la taza más grande es de 250 ml, mientras que la taza americana es de menor volumen. Espero que no importe mucho, supongo que lo importante es no mezclar tazas medidoras de distintos países.

Estas son las cucharas que he adquirido, con su tabla de equivalencias:

Cucharas medidoras Traducción al español Equivalente en ml
1 tb sp (tablespoon) 1 cucharada 15 ml
½ tb sp (tablespoon) ½ cucharada 7,5 ml
1 tsp (teaspoon) 1 cucharadita (de café) 5 ml
½ tsp (teaspoon) ½ cucharadita (de café) 2,5 ml
¼ tsp (teaspoon) ¼ cucharadita (de café) 1,25 ml

Y estas son las tazas medidoras, con su tabla de equivalencias.

Tazas medidoras Traducción al español Equivalente en ml
1 cup 1 taza 250 ml
½ cup ½ taza 125 ml
⅓ cup ⅓ taza 80 ml
¼ cup ¼ taza 60 ml
⅛ cup (coffe measure) ⅛ taza (medida de café) 30 ml

A continuación os muestro una foto de cada taza:

1 Taza – 250 ml:

½ Taza – 125 ml:

⅓ Taza – 80 ml:

¼ Taza – 60 ml:

⅛ Taza (medida de café) – 30 ml:

Cómo organizar las especias o condimentos

A petición de una suscriptora de Youtube, hago este artículo y vídeo también en español.

Para controlar el desorden que a veces se da en la cocina, ¿por qué no empezamos por las especias o condimentos?

– En primer lugar, comprobaremos si alguna de las especias ha caducado. Si es así, deshazte de ella. Lo que queremos es organizar el espacio y tal vez dejar sitio para nuevas y frescas hierbas. Si tienes un bote de especias que ha expirado hace 2 años, no tendrá el mismo aroma que uno recién comprado.

– Etiqueta los botes para identificar el contenido fácilmente.

– Al hacer esto, evita ocultar la fecha de caducidad con el adhesivo.

– Encuentra un lugar para almacenarlas, puede ser un armario o un cajón, pero ten en cuenta que es mejor si se trata de un espacio oscuro y lejos del calor de los fogones o del horno.

– Usa tu imaginación para obtener el máximo de espacio. Por ejemplo, yo usé este “elevador” para tener 2 niveles. Así en 2 niveles localizo fácilmente la especia que busco.

– He de confesar, que lo que quería era ir a la carpintería a por una madera de este tamaño, pero primero quería probar este método por un tiempo a ver si me funcionaba. He usado una pila de papel reciclado y lo he envuelto con papel adhesivo blanco.

– Hay muchas otras maneras de organizar tus especias, algunas incluso se comercializan: en escalera, apilable. Busca en Google Imágenes y tendrás un montón de ideas.

– Cuando las organices, puedes ser práctic@ y ordenarlas por uso, es decir, las que usas con mayor frecuencia delante, o si realmente eres una persona muy ordenada, quizá las quieras clasificar por orden alfabético 😉

– De esta manera, sabes dónde está la especia o condimento que necesitas y no tienes que revolver todo el armario buscándola.

– Espero que os haya gustado este consejo.

How to organize your spices

Today I’ve decided to record my first video in English. Here you have it. Hope you like it, and please do bear in mind that I’m not an English native speaker…

To control the clutter in your kitchen you can start with the spices.

–         First check if any of the species you have has expired. If so, trash it. You want to organize your space and maybe make room for new and fresh herbs. If you have a spices which has expired 2 years ago, it won’t have the same flavour as a new and fresh one.

–         Label them so you can identify them easily.

–         When doing so, avoid hiding the expiration date under the adhesive.

–         Find a place for them, whether it is a cupboard or a drawer, but bear in mind that it is  better if it is a dark space and far from the heat of the oven or stove.

–         Use your imagination to gain the most of the space. I use this elevator so I have 2 levels for my spices.

–         I wanted to go to the carpenter for a wood of this size, but first I wanted to try this method for a while. I’ve used a stack of paper of and wrap it with white adhesive paper.

–         There are many other ways of organizing your spices, which are even commercialized: staircase systems, stackable systems. Go and search on Google Images and you will have plenty of ideas for this.

–         When organizing them, you can be practical an sort them by use, the most you use at the front, or if you are a really organized person, then you will want to sort them in alphabetical order 😉

–         In this way you know where the spice you need is and go directly to it, instead of moving all them to find it.

–         And here you have it. Aren’t they organized?

I hope you like this tip.

Tip 3: How to save money in the kitchen: Freeze soy bean sprouts / Cómo ahorrar dinero en la cocina: Congela los brotes de soja

En estos tiempos de crisis no nos queda otro remedio que ahorrar y para ello aquí va un truquillo para ahorrar dinero en la cocina y a la vez organizarnos mejor.

Con este truquillo evitaremos que algunos productos perecederos, como son los brotes de soja, se nos echen a perder. Los brotes son de esos productos que una vez abierto el envase, sólo tenemos 2/3 días para acabarlos de consumir. Como a mí no me gusta estar varios días comiendo lo mismo, lo que hago es congelar el producto que me sobra si veo que no voy a poder consumirlo en los próximos días y así evito repetir comida y conservo el producto por más tiempo en perfectas condiciones. Aquí tenéis el vídeo y las instrucciones sobre cómo congelar brotes de soja:

1. Pon aguar a hervir

2. Lava los brotes de soja

3. Acláralos

4. Escáldalos durante 5 minutos

5. Remuévelos mientras hierven

6. Acláralos de nuevo con agua fría

7. Déjalos reposar en agua fría unos 5 minutos

8.  Acláralos de nuevo y elimina el exceso de agua

9. Pónlos sobre una servilleta de papel

10. Usa otra servilleta de papel para secarlos

11. Sécalos bien

12. Guarda los brotes en una bolsa para congelar

13. Anota en la bolsa el contenido, el peso y la fecha en que congelas el producto

14. Se pueden conservar en el congelador hasta 3 meses

English

In these times we have to save more than ever. To that end, here is another tip for saving money in the kitchen, while we get better organized at the same time.

This tip is to prevent some perishable goods, such as soy bean sprouts, from spoiling.  Soy bean sprouts is a type of product that once opened, you just have 2/3 days to eat them. Since I do not like to spend several days eating the same thing I freeze the remaining product if I’m not going to consume it in the coming days. In this way I avoid repeating a meal  and I keep the product longer in better conditions. Here you have the video and the instructions on how to freeze soy bean sprouts:

1. Boil some water

2. Wash the soy bean sprouts

3. Rinse them

4. Scald them just for 5 minutes

5. Stir them while boiling

6. Rinse them again with cold water

7. Leave them in cold water for 5 minutes

8. After a while, rinse them and remove water exceed

9. Put them on a paper towel

10. Use another paper towel to dry them

11. Dry them well

12. Keep the sprouts on a freezer bag

13. Write down on the bag the content, the weight and the date in which you freeze the product

14. They can be kept in the freezer up to 3 months

Tip 2: How to organize the dishcloths drawer/Cómo organizar el cajón de los trapos de cocina

Another tip I want to share with you is how to organize the dishcloths drawer.  In the video below I show you how to fold dishcloths in order to gain extra space. In this way now I have an extra drawer for other kitchen gadgets. It’s a simple but efficient way. Why making a video about this? As  you know “a picture is word a thousand words“. By the way this video has the voice in Spanish and the subtitles in English.

Otro tip que quiero compartir con vosotros es cómo organizar el cajón de los trapos de cocina. En el vídeo inferior os muestro cómo doblar los trapos para ganar más espacio. Así he conseguido un cajón extra para otros utensilios de cocina. Es una forma supersencilla y eficaz. ¿Por qué hacer un vídeo sobre esto? Cómo dice el refrán: una imagen vale más que mil palabras. Por cierto, el  vídeo tiene la voz en español y los subtítulos en inglés.

From Wikipedia, the free encyclopedia

Jump to: navigation, search

A picture is worth a thousand words

The adageA picture is worth a thousand words” refers to the idea that complex stories can be described with just a single still image, or that an image may be more influential than a substantial amount of text. It also aptly characterizes the goals of visualization where large amounts of data must be absorbed quickly.

It is believed that the modern use of the phrase stems from an article by Fred R. Barnard in the advertising trade journal Printers’ Ink, promoting the use of images in advertisements that appeared on the sides of streetcars.[1] The December 8, 1921 issue carries an ad entitled, “One Look is Worth A Thousand Words.”

Another ad by Barnard appears in the March 10, 1927 issue with the phrase “One Picture is Worth Ten Thousand Words,” where it is labeled a Chinese proverb (畫意能達萬言). The Home Book of Proverbs, Maxims, and Familiar Phrases quotes Barnard as saying he called it “a Chinese proverb, so that people would take it seriously.” Soon after, the proverb would become popularly attributed to Confucius.

Despite this modern origin of the popular phrase, the sentiment has been expressed by earlier writers. For example the Russian writer Ivan Turgenev wrote (in Fathers and Sons in 1862), “A picture shows me at a glance what it takes dozens of pages of a book to expound.”

The quote is sometimes attributed to emperor Napoleon Bonaparte, who said “Un bon croquis vaut mieux qu’un long discours,” or “A good sketch is better than a long speech”. While this is sometimes translated today as “A picture is worth a thousand words,” this translation may not predate the phrase’s common use in English.

Computer programmer and author Fred Brooks makes a similar statement regarding programming in The Mythical Man-Month: “Show me your flowcharts and conceal your tables, and I shall continue to be mystified. Show me your tables, and I won’t usually need your flowcharts; they’ll be obvious.” The phrase has also been spoofed by John McCarthy, the famous computer scientist, to make the opposite point: “As the Chinese say, 1001 words is worth more than a picture.”[2]

[edit] References

  • The Dictionary of Clichés by James Rogers (Ballantine Books, New York, 1985).

Tip 1: How to organize your recipes

This is my little recipe folder. In this folder I keep those recipes I’ve downloaded from the Internet, the ones I often do, etc.

I really think having the recipes organized like this is really useful since at a single glance you can easily go to the type of recipe you want to make.

My categories are:

Salads and starters, creams and soups, vegetables, rice, pasta, meat, fish, desserts, sauses and menues.

You can go directly to the section you are interested in.

For instance, today I want to make a dessert, so I go to the dessert section and I easily find the recipe I want to make.

Having recipes in this plastic folders are really useful because you can take them out while you are cooking and they are protected from stains.

What I usually do in order to have the recipe at hand is hanging it from the cupboard and in this way I easily can check the ingredients and the step by step section from the recipe.

Watch the video and leave me a comment on how you organize your recipes and if you have found this tip useful.

Lot of thanks!

Fresas: un placer para el paladar

Las fresas deberían estar prohibidas. ¿Cómo pueden estar tan buenas? Es una fruta bella, aromática, suculenta. Desde pequeña que me vuelven loca…

Lo mejor, a parte de lo exquisito de su sabor, son sus propiedades nutritivas (véase apartado Propiedades nutricionales y Medicinal de la wikipedia en español) . Son poco calóricas ya que son casi todo agua, y entre otras cosas aportan: fibra, vitamina y potasio. Son antioxidantes, diuréticas,… En fin, la lista es larga. En el artículo Fresas y Fresones de Consumer Eroski encontraréis más detalles.

Así que, ¿quién puede resistirse a unas fresas como las de la foto?

Fresas

Yo no me pude resistir y el domingo acabé comprando en el mercado de Tordera una caja de fresas de 2 kg. Tras varios días tomando fresas de postre, y a pesar de que me encantan,  estoy un poco saturadilla. Así que he congelado medio kilo de fresas.  ¿Qué cómo se congelan? En google podéis encontrar varias páginas con explicaciones, pero yo simplemente las he lavado, secado y metido en bolsas de congelación. De aquí a unos meses ya os diré cómo han quedado.

Con las fresas se corre el  riesgo de que sean ácidas. Sin embargo, existe un truco para preparar las frases que ayuda a quitarles la acidez: el vinagre.

Para quitar la acidez de las fresas:

  • Lavar las fresas (400 gramos), trocearlas y colocarlas en un bol
  • Echar 1 cucharada de azúcar por cada 100 gramos de fresas
  • Echar un par de gotitas de vinagre
  • Remover para que se mezcle todo bien
  • Dejar macerar las fresas hasta que hayan soltado todo el líquido y se haya conseguido una especie de jarábe.

Se supone que con un par de horas basta para que maceren, pero cuanto más tiempo estén macerando, mejor.

La semana pasada lo hice con vinagre normal y quizá me pasé con las gotas de vinagre (eché un chorro). Por eso aconsejo mejor quedarse corto, echar menos vinagre y si hace falta corregir con azúcar o agua.

Sin embargo, lo que realmente aconsejo es usar vinagre balsámico de Módena (o aceto balsámico). Las que prepararé ayer para hoy las hice con vinagre de Módena y salieron exquisitas. El vinagre balsámico realza mucho más el sabor de las fresas y no se nota nada el sabor del vinagre. ¡Haced la prueba!

No sé cómo describir lo buenas que estaban estas fresas, tan dulces en su propio jugo… ¡slurps! Aún me estoy relamiendo, jajaja.

A pesar de que nos las podíamos haber comido solas, quise hacer una macedonia, así que le añadí un par de plátanos en rodajas y 1 naranja a trozos.

Si las fresas solas estaban buenísimas, la macedonia de frutas estaba de infarto.

Probadlo y ya me diréis…

fresas, fresas en vinagre, macedonia, macedonia de frutas, maduixes, strawberries, fruit salad

Poniendo orden en los armarios

Esta tarde me ha dado por reordenar el armario del dormitorio, sólo las estanterías de las sábanas y las toallas.
Para Reyes me regalaron 6 toallas de ducha y tenía que hacerles hueco en el armario. Así que ahora mismo tengo un estante del armario exclusivo para toallas.

Antes el estante lo compartían sábanas y toallas, pero he tenido que reubicar las sábanas en otro estante. Creo que tengo un exceso de toallas. Es imposible que las gaste en años. Sobre todo porque ya tengo un par de albornoces. Si algún familiar lee esto, que lo tenga en cuenta para futuros Reyes. No more towels, please! El regalo me encantó, eh, pero se puede decir que ya tengo el “ajuar” completito…

Aunque parezca una cosa sencilla esto de ordenar las toallas, cuando tienes muchas y el espacio es justo, no lo es tanto. He tenido que darles unas cuántas vueltas, doblarlas de varias maneras hasta que al final han cabido todas en un sólo estante. Parecía que estuviese jugando al tetris, jajaja. De hecho, puede parecer MUY friki, pero al final, cansada de dar mil vueltas,  he sacado la cinta métrica y he medido el espacio que me quedaba para el último montón de toallas y las he doblado a la medida justa, jajaja.

Siguiendo con las frikeces, he intentado seguir una regla de oro de los “organizadores profesionales”: ordenar por colores. Aunque en el último montón ya estaba algo harta y ha quedado más “desangelao”. Hete aquí una muestra del resultado:

toallas, tovalloles, towels, organized, linen closet, armario toallas, organizar toallas

También tendría que poner orden en el resto del armario, hacer una criba de ropa, etc. Ahora mismo en el armario tengo…

  • la ropa que me vale y que SÍ me pongo;
  • la ropa que me vale pero que NO me la pondré nunca más;
  • la ropa que no me vale pero SÍ que me la pondría si me adelgazase;
  • la ropa que no me vale y que NO me pondría ni aún adelgazando.

Pero esto lo haré en otro momento porque tengo que reservarme un día entero (o dos) para tamaña tarea. Que si…

  • ordenar la ropa que quiero y que me vale;
  • almacenar la que quiero conservar pero que ahora mismo no me puedo poner (sí, albergo la esperanza de volver a tener 2 o 3 tallas menos algún día);
  • arreglar la ropa que necesite arreglarse (coser un botón, meter/sacar el bajo de un pantalón, etc.).
  • donar la ropa que no quiero y que esté en buen estado;
  • tirar la ropa que definitivamente tampoco valga ni para ser donada (o hacer trapos con ella).

La idea es simplificar el armario para simplificar tus mañanas. Dejar en el armario justo lo que realmente te vale y te pones.  Simplificar el momento aquel en el que con los ojos aún legañosos abres el armario y tienes que decidir qué te pones hoy. Aquel momento en el que te das de bruces con un armario en el que a pesar de estar lleno puedes oír tu propio eco diciendo: “Es que no tengo ropa”. Ahí es cuando tu pareja intenta esconder las tarjetas, porque sabe que en un par de días la tarjeta empezará a echar humo en cuantico te acerques a una tienda de ropa, jajaja.

Dicen que para organizar bien un armario y hacer una buena criba, debes saber realmente la cantidad de ropa que tienes. Para ello debes poner TODA la ropa sobre una superficie plana, como por ejemplo la cama, y empezar a clasificar. También es importante armarse con varias cajas para todas esas categorías de ropa que hemos establecido anteriormente (guardar, donar, tirar…) y empezar a decidir qué hacer con cada prenda, sin compasión. Cuando ya hayas lleando una caja con ropa para tirar y otra caja con ropa para donar, cierra las cajas, no las vuelvas a abrir. Sigue con la tarea hasta que acabes. Las cajas que son para tirar o donar, llévalas inmediatamente al container de ropa usada o a la basura. Evita abrir esas cajas porque tendrás la tentación de quedarte con alguna cosa. Aquí lo que cuentan son los primeros impulsos. Si te ayuda, puedes pensar que si consigues más espacio para la ropa que te gusta y te pones, también conseguirás el espacio que se merecen las nuevas adquisiciones ;).

En fin, se me ha hecho tardísimo escribiendo este articulín. Como parece que he entrado en una fase “productiva” de escritura, en cuanto al blog se refiere, seguiré compartiendo con vosotros mis avances en el tema de organizar el hogar. Espero que os gusten estos artículos. Y a ver si me dejáis algún comentario, ¡sosaínas! 😀

Donar libros

don quijote

 

Mis padres han decidido renovar el mobiliario y van a deshacerse de una librería y de lo que en ella se “aloja” desde hace años. Así que no se puede retrasar más la “criba” de libros. Tenemos que deshacernos de esos libros de lectura olvidados por su dueños (léase mis hermanos y yo). “Deshacerse” de cosas siempre implica un poco de carga emotiva. Te puedes deshacer de ropa vieja, de zapatos viejos, de electrodomésticos estropeados, pero de libros… ¿por qué nos cuesta tanto deshacernos de los libros?

 

Un libro que has leído hace 20 años puede ocupar un espacio en tu lista de libros favoritos. Esa lista no ocupa mucho espacio, no se llena de polvo. El libro sí, y además, ¡qué egoísta es guardarlo para uno mismo!, ¿no? Seguro que hay otra gente que lo podría disfrutar como tú, o gente con pocos recursos que lo podría necesitar para sus estudios.

 

Así que, ¿por qué donar un libro? ¿Qué puede pasar si dentro de 10 años lo quieres volver a leer? Nada, no pasa nada. Ya lo buscarás en la biblioteca, o seguramente, ya te lo descargarás para leerlo en tu e-book reader. Mientras tanto, has creado espacio en tu estantería para dar cabida a nuevos ejemplares.

 

Entonces, ¿qué cosas se pueden hacer con un libro que ya no quieres?  

Los más radicales dirán: ¡quemarlos para San Juan! Sin embargo, para mí eso es un SACRILEGIO. ¿No te parece ya daño suficiente el que se ha provocado al talar un árbol? Y puesto que el mal ya está hecho, el árbol ya se ha talado, y ya tienes el producto final, el libro, en tus manos, no lo destruyas más. Deja que otras personas disfruten de la lectura de ese libro que te ha hecho pasar tan buenos momentos.

 

He estado investigando y héte aquí las tres opciones que barajo y el orden en que las aplicaré:

 

Primera opción: haré una lista de los libros y la haré pública en Google Books.  De momento hay 8 entradas. Fijaos sólo en los títulos, la edición, la editorial, etc. no coincide con lo que realmente tenemos en casa. Si eres conocido mío y estás interesado en uno de los libros de la lista, envíame un correo electrónico para ir “reservando” tu libro. Algunos títulos para ir abriendo boca: Las Ratas, El misterio de la cripta embrujada, Sandàlies d’escuma, Relatos de un náufrago,…

 

Segunda opción:  De los que nadie quiera, donaré los que estén en catalán al “Racó de lectura” del centro cívico que está al lado de mi casa (http://www.molletvalles.cat/index.php?id=595).

 

Tercera opción: Los libros restantes, es decir, los que queden en español, los meteré en una caja para donarlos a la asociación Interlibros. En este enlace se explica cómo donar libros a esta asociación. Básicamente, el “donante” de libros deja las cajas con libros en una oficina de MRW especificando que son para la campaña “+Cultura” y ellos se encargan de reenviarlas a Interlibros. Cuando la asociación Interlibros recibe las cajas, los miembros se encargan de seleccionar y distribuir los libros por América del Sur. Creo que sólo aceptan libros en castellano, por eso esta es la tercera opción y no la segunda. Cuando llegue el momento, llamaré al teléfono de contacto para asegurarme de que hago bien todo el proceso.

 

Otras opciones:

 

– En Mollet los martes, día de mercado semanal, hay una parada en la que se puede hacer intercambio de libros. Llevas uno y coges otro. Se llama la “parada verda”  Es básicamente una “minibiblioteca” en la que los libros los aportan los usuarios a través del intercambio.

 

– También puedes liberar un libro. Le pegas un adhesivo que puedes descargar de librolibre y lo “liberas” en una parada de metro, de bus, etc. Así das la oportunidad a que quizá alguna otra mente curiosa lo encuentre y se lo lea.

 

Una vez hice algo similar, pero con un libro que no me gustaba. Intenté leerlo varias veces pero como ví que no lo leería jamás de los jamases, decidí que quizá podía “olvidármelo accidentalmente” en una parada de metro y así quizá otra persona lo disfrutase. No le puse ninguna etiqueta. A lo mejor no llegó a manos de nadie y sigue en objetos perdidos del metro de Barcelona…

 

– También existe el bookcrossing: Es similar a lo de liberarlo, pero a diferencia del anterior, en la página web de esta iniciativa registras el lugar en el que has liberado el libro. Si perteneces a esta página web, puedes recibir anuncios cada vez que alguien libera un libro en tu zona y te puedes escapar un momento a ver si lo “cazas”. Si alguien ajeno a la página web se encuentra un libro liberado, en el libro hay una etiqueta con la referencia a la página web y puede consultarla y ver de qué va toda esta iniciativa.

 

– Antes de tirar o quemar un libro, también puedes llamar a la biblioteca de tu pueblo, al casal d’avis… Quizá estén interesados en algunos ejemplares. En algunas bibliotecas (como la de Mollet) no quieren ejemplares antiguos, pero a menudo tienen un espacio reservado al intercambio de libros.

 

En fin, si estáis interesados en donar libros, aquí tenéis unas cuántas posibilidades. Iré actualizando la lista poco a poco.

 

NOTA: Evidentemente hay libros de los que no me podré liberar. Por ejemplo, en la foto inferior se ve una colección de libros de tapa dura que hice cuando era adolescente. Pagué cada libro con lo poco que ahorraba de las paguillas que me daban mis padres para salir los domingos con las amigas. Es un mi pequeño “tesoro”. Podré deshacerme de otras cosas materiales, pero esta colección es intocable. No en vano pasé “hambre de chuches” por conseguir cada uno de estos libros 😉

 

 

libros books llibres

 

 

do-it-yourself: how to organize your junk drawer

Junk drawer often means chaos. Don’t panic! You can get rid of that clutter just by using things that you have at hand. There is no need to buy containers or drawer organizers, you can recycle things that you have at home or containers that you already bought for other purposes. What about the containers for chewing gums? Here you have a pic of how I organized my junk drawer just by using Trident sphere containers and a labelmaker to identify what I kept on each little container. I also used some two-Sided velchro to keep the cables from the mobile phone chargers organized.

Reducing clutter is basically done by getting rid of those things you don’t use anymore and by creating a home for those items you want to keep. Once each item has a home, you will find them easily, it will help you being organized, as you you will keep things in its proper place.

Regarding the Trident sphere containers, in aquireciclem you have a great idea to create your own christhmas tree. Original, isn’t it?

cajón desastre, junk drawer

Spanish version: Recientemente me ha dado por ordenar cosas, aprovechando cajas y envases que pueda tener a mano. En esta ocasión ordené uno de los “cajones desastre” del estudio. Aproveché los envases de chicle para guardar las cosas de pequeño tamaño y utilicé el Dymo para etiquetar y localizar fácilmente lo que guardo en cada envase. También aproveché el velcro de doble cara para organizar los cables de los cargadores de móvil.

Eliminar el “caos” es fácil, deshazte de aquello que no uses y busca un lugar para lo que sí uses. Cada cosa tiene que tener su lugar. Encontrarás todo más fácilmente y te ayudará a mantener el orden ya que cuando lo guardes, lo devolverás a su sitio.

Ah, os dejo un enlace interesante. En aquireciclem usaron este tipo de envases para hacer un arbolito de navidad. Original,  ¿no?

Por cierto, sobre si sale a cuenta comprar este tipo de envases o no, en http://haypolemica.blogspot.com descubren que comprar este tipo de envases resulta un timo.

Despertarse al grito de fuego en Can Borrell


El 11 de septiembre, Diada de Catalunya, me desperté al grito de “fuego, fuego, salgan a la calle”.

Me levanté de un salto y, toda temblorosa, levanté la persiana. No sabía dónde podría estar el fuego: ¿en casa, en el piso de encima, en el de al lado? Por tu mente pasan todas las posibilidades. Piensas que ojalá no sea en tu piso, ni en tu bloque, que no quieres perder tu piso, etc.

Me asomé y vi hacia donde miraba los pocos que estaban a esa hora por la calle. Era en el bloque de al lado.

En el caos alguien en la calle preguntaba por el teléfono de los bomberos, grité el 112, por ser el único que me sabía. Pero al final me decidí llamar yo. Menuda histérica, no atinaba con las palabras, la voz me temblaba. Dí los datos de la calle, y por lo que se ve a la vez había otros tantos vecinos llamando por el mismo “asunto”. Al cabo de un rato llegó la primera dotación, la de Mollet.

Todos los vecinos del bloque de al lado estaban en pijama y con zapatillas en la calle , los del bloque de enfrente y los del mío estábamos asomados, en pijama, al balcón o a las ventanas.

El del piso que se quemaba no estaba en casa.

El camión de los bomberos de Mollet tenía una escalera pequeña así que iban a tirar la puerta del piso abajo. Por suerte, minutos más tarde llegaron 2 coches más de bomberos de Granollers. Uno de los camiones tenía una escalera más grande y pudieron acceder directamente desde el balcón. También llegó una ambulancia, los mossos d’esquadra, la policía urbana, en fin, que movilizamos a unos cuantos servicios de emergencia.

Por suerte sólo fue un pequeño susto. Ardió sólo el balcón. Las causas no las sabemos, pero imaginamos que quizá algún vecino tiró una colilla por el balcón y las cuatro plantas que tenía el vecino en el balcón se le medio quemaron.

Un susto, sí, pero no os podéis ni imaginar cómo se te queda el cuerpo cuando te despiertan al grito de “fuego, fuego”… Nunca me había temblado tanto el cuerpo.

Related Posts with Thumbnails