Confesiones y un reto personal

Desde que cogí diversos libros de la biblioteca sobre nutrición, estoy intentando seguir unos principios nutricionales básicos para ver si consigo, poco a poco, reducir la cifra que me aparece en la pantallita digital de la báscula cada vez que me peso. He de confesar que últimamente no me peso casi, ya que no me gusta demasiado la cifra que veo :(.

Como niña gordita que he sido he estado cargada de complejos y manías que aún arrastro ahora a mis 35 años (hay niños que pueden ser muy crueles). He estado a régimen durante algunos períodos de mi vida, pero cada vez que hacía régimen, luego recuperaba más peso (el efecto yoyo). Con el último régimen al que me sometí (de Naturhouse, por cierto) me desencanté de la vida y me abandoné un poquito al “carpe diem”.

Hace años hice un régimen con el que conseguí llegar a mi peso ideal, según el índice de masa corporal (IMC). Sin embargo la gente decía que me veía demacrada. Por lo tanto, no voy a intentar llegar a mi IMC ideal, sino simplemente a rebajar unos 20 kg mi peso actual.

Ahora que tengo intención de hacer régimen no quiero caer en la trampa de años anteriores, de seguir régimenes muy estrictos o con complementos.
Quiero hacerlo aprendiendo de una vez por todas a comer bien. Es más, voy a eliminar de mi vocabulario la palabra régimen porque no voy a someterme a ninguna tortura más. Voy a partir de un nuevo yo reeducado alimentariamente hablando y voy a intentar conseguir bajar de peso de una manera saludable, comiendo equilibradamente, haciendo ejercicio, sin prisas, con constancia y con mucha fuerza de voluntad. Por supuesto, no lo voy a hacer por mi cuenta, mañana mismo pediré hora para ir al médico.

Creo firmemente que se debería fomentar en las escuelas el saber un poquito de nutrición, cómo combinar los alimentos, qué alimentos tienen grasas buenas y cuáles no, qué alimentos tienen un índice glucémico alto y cuáles no. De hecho, quizá debería ser una asignatura obligatoria en las escuelas, como lo es la educación física. Así quizá evitaríamos el que haya tantos niños con sobrepeso que de mayores se convierten en adultos obesos, como es mi caso.

Si he escrito esta entrada es porque quiero hacer público este compromiso conmigo misma y de alguna manera haceros partícipes y así no flaquear en mi intento. Es como si haciéndolo público, se sobrellevase mejor y me comprometiese más con este reto.

May the force be with me!
(¡qué la fuerza [de voluntad] me acompañe!)

PD: Tengo recetas pendientes de publicar que son de hace un mes o más, las publicaré igualmente, aunque no sean muy “de dieta”. Aprovecharé también para publicar las recetas “light” que vaya haciendo y los resultados que obtenga cada semana.

Vida entre rejas

Abre tu mente.
La vida no se acaba tras una reja.
Sé como las plantas de este balcón.
No te encierres ni permitas que te encierren.
No te limites ni a ti ni a los que te quieren.
Sé hiedra y trepa por las paredes.
Si es necesario, sé mala hierba, que dicen que nunca muere.

Primavera, ¡llega pronto!

Madame Butterfly (Gallecs)

Mariposa del Butterfly Park

Estoy deseando que llegue la primavera para recordar los olores de los árboles en flor, como el del naranjo, o el intenso olor del jazmín. También porque es una época del año en la que los campos están verdes, los almendros en flor, los bichitos se dejan ver tras el frío invierno, las flores despiertan cada nuevo día, los jardines botánicos están en todo su esplendor y hasta la luz del cielo es diferente.

Estas fotos,  de alguna manera, son la reprentación mental que tengo de la primavera: flores y mariposas.

Ah, las mariposas, siento una especial predilección por las bellas y frágiles mariposas. Sin duda, es uno de los insectos más bellos del planeta tierra. Esta predilección ha ido in crescendo con el tiempo, sobre todo desde que fui al Butterfly Park. Visita que recomiendo a todo el mundo.

Estoy deseando que llegue el buen tiempo para volver a cazarlas con el objetivo de la cámara. Algo inofensivo 😀

somnis

Avui he tingut un malson. Anàvem Davi i jo en un tren que anava massa ràpid, prenia les curves sense frenar, i les vies estaven en molt mal estat. A vegades ni hi havia vies, però el tren seguia el seu recorregut. Després ja no èrem al tren, sinó al cotxe i plovia. Anàvem per la carretera i hi havia rierols que creuaven la carretera, provocats per l’aigua que venia de les muntanyes. Però arribavem a un lloc on ja no es podia passar, hi havia massa aigua i si passàvem la corrent s’emportaria el cotxe. Tot just vèiem com un cotxe davant nostre era “empassat” per l’aigua, li deia a en David de retrocedir i em diu que no, que no hi ha problema i jo li crido perque comença a entrar a l’aigua. Semblava que podíem passar però al final una gran onada d’aigua fangosa ens cobreix tot el parabrises i notem com el cotxe està envoltat d’aigua. Penso: ja està, l’hem cagada, ens morirem. Llavors m’aferro al seu braç i el meu últim pensament era: serà una mort dolça al seu costat. En aquell moment m’he despertat. Eren les 5:42. Ha estat un somni molt real, em sembla que quan he cridat al somni, he cridat també mentre dormia. M’he despertat i no tenia sensació d’angúnia però no volia tornar a tancar els ulls per si continuava el mateix somni.

Related Posts with Thumbnails